Escúchenos en línea

Se suicida joven latino vapuleado por racistas

Agencia Notimex. Desde Houston, Texas. | 2 de Julio de 2007 a las 00:00
Un adolescente latino que el año pasado logró sobrevivir a una golpiza motivada por odio racial, se suicidó la víspera saltando al mar desde un crucero que se dirigía de Texas a las playas mexicanas de Cozumel, informaron medios locales. Testigos a bordo del crucero Ecstasy, de la compañía Carnival Cruise, indicaron que el adolescente de 18 años de edad saltó la víspera sobre la borda desde uno de los pisos altos del barco alrededor de las 08:35 horas locales. El cuerpo del joven, identificado como David Ritcheson, fue rescatado de las aguas por personal de la tripulación unos 45 minutos después y subido al barco donde fue declarado muerto. La estación de televisión KHOU de Houston informó este lunes que amigos y familiares de Ritcheson se reunieron anoche en su casa, ubicada en el suburbio de Spring, tras conocer lo ocurrido. La familia no ha emitido por ahora ningún comentario a los medios de comunicación sobre lo ocurrido, aunque su abogado, Carlos León, confirmó la muerte del joven a directivos de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) en Houston. Parientes del adolescente viajaron este lunes Cozumel, en el estado de Quintana Roo, sureste de México, para identificar el cuerpo, según reveló el director de LULAC en Houston, Rick Dovalina. El crucero en que viajaba Ritcheson con un amigo de la familia y otros conocidos, salió del puerto de Galveston el pasado 30 de junio y tenía programado regresar el jueves próximo. Ritcheson fue atacado y sodomizado el 23 de abril de 2006 por dos adolescentes anglosajones que le gritaron insultos racistas cuando lo golpeaban. Además, el joven fue desnudado, pateado con botas dotadas de puntas de acero, quemado con cigarrillos, bañado con cloro y violado con el tubo de una sombrilla de jardín. El joven latino permaneció más de tres meses hospitalizado, tiempo en el que fue sometido a unas 30 intervenciones quirúrgicas. En abril pasado, Ritcheson, testificó ante el subcomité judicial de la Cámara de Representantes en Washington, para demandar mayores castigos a los autores de crímenes de odio. Sus atacantes, David Henry Tuck, de 18 años y Keith Robert Turner, de 17, fueron sentenciados a cadena perpetua y 90 años de prisión, de manera respectiva, tras ser declarados culpables.

Descarga la aplicación

en google play en google play