Escúchenos en línea

Acusan a mexicano indocumentado de secuestro de empresario de Colorado

Agencia EFE. Desde Denver, Colorado. | 5 de Julio de 2007 a las 00:00
Este jueves se presentaron cargos formales contra Freddy López Gámez, un inmigrante mexicano presuntamente indocumentado, a quien se acusa de haber secuestrado y extorsionado a un empresario latino de la localidad de Colorado Springs en noviembre de 2005. El juez John Paul Lyle, del Cuarto Distrito Judicial de Colorado, acusó a López, de 26 años, de ser el autor del secuestro de Carlos Ornelas, gerente de la Carnicería Leonela, además de robo agravado y asalto a mano armada. López presuntamente pidió 80.000 dólares por el rescate de Ornelas, y golpeó varias veces al secuestrado, pero la intervención policial permitió recuperar casi todo el dinero (excepto por mil dólares) y capturar a los tres cómplices de López, incluido el hermano menor del acusado. Tras cometer el crimen, López se fugó a México, donde fue localizado en marzo de 2006. López fue arrestado por las autoridades mexicanas en septiembre de ese año y extraditado a Colorado el pasado 25 de junio, tras cumplirse los trámites de rigor, de los que participaron el gobernador de Colorado, Bill Ritter, el fiscal general del estado, John Sutters, y agentes del FBI, así como sus colegas mexicanos. Según las autoridades, López habría planificado el secuestro debido a que Ornelas le debía dinero y aparentemente porque la esposa de éste habría rechazado los avances amorosos de presunto secuestrador. López y sus cómplices siguieron a Ornelas en dos automóviles y lo secuestraron casi frente a su casa, el 25 de noviembre de 2005. La esposa de la víctima advirtió lo sucedido y llamó inmediatamente a la policía. Otros testigos también dieron aviso a las autoridades y proveyeron una descripción de los secuestradores y de los vehículos utilizados. Al día siguiente, gracias a la colaboración de Oscar Ornelas, dueño de la carnicería y hermano de Carlos, la policía arrestó a Luis López Gámez, de 21 años, y a los hermanos Anthony M. Hanes, 19, y Bradley M. Hanes, 28. En septiembre pasado, estos tres hombres, por separado, se declararon culpables y fueron después condenados a penas de 16 a 24 años de cárcel. El caso de Freddy López Gámez, quien ya había sido arrestado y deportado varias veces, llevó a los legisladores de Colorado a cambiar la ley. Anteriormente, se permitía que un inmigrante indocumentado acusado de delitos fuese deportado antes de que comenzase un juicio en su contra, por lo que generalmente los cargos quedaban sin efecto, se le devolvía el dinero de la fianza, y no existía una orden de arresto. La nueva ley HB07-1040, impulsada por la representante estatal Amy Stephens (R-Monument), cambió esa situación al exigir que los jueces locales emitan una orden de arresto contra un indocumentado a punto de ser deportado para que, si esa misma persona es arrestada una segunda vez, los cargos sigan pendientes y se la pueda llevar a juicio.

Descarga la aplicación

en google play en google play