Escúchenos en línea

Generación de migrantes

Ciudad Guatemala. Por Samuel Berberían. Prensa Libre. | 1 de Junio de 2014 a las 14:12

Entendemos que la temática de los migrantes no solo es compleja sino también extremadamente variada, y no porque me lo han contado y lo he leído, sino porque es vivencia y esta entendiéndose que soy tercera generación que experimenta migración con la más diversa explicación, sea esta por guerras o bien por reiniciar una vida o simplemente por probar si en otra parte podría ser más favorable.

Fundamentalmente, en nuestra generación muchos intentan migrar pero no lo pueden lograr. Así que, como la determinación es hacerlo de todos modos, se embarcan en riesgos que la dignidad de ellos y el valor que le dan a la vida queda a un lado y el logro aun de migrar se desvaloriza porque de lo que dejan atrás y lo que logran por delante no tiene ninguna explicación que estimule respeto.

Hay que valorizar la migración, no por lo que la vivencia beneficia al que emprende el viaje sino también donde llegó, qué provecho o ventaja tienen los que me reciben, porque si la relación de ventaja o provecho no es de doble vía es muy difícil estructurarlo como beneficio. Por ello, cuando pedimos un favor o una dádiva, la pregunta es legítima para las dos partes: "¿Qué gano con hacer esto?".

Y aún es legítimo tener presente como migrante de lo que dejo atrás y por qué lo dejo para emprender un viaje a algo que muchas veces ni es conocido y mucho menos es propio de mi contexto y pertenencia.

Recordando que entre las cosas que dejó está la familia, amigos y la tranquilidad que se tiene por estar en lo propio. Estos distanciamientos tienen un costo muy elevado al ver cómo algunos, aun cuando vuelven a reunirse con los suyos, han perdido el calor y ternura de la relación que una vez dejaron por mejora material.

Si bien no es muy popular de expresar esta idea actual con la que vivimos, es que cada vez menos gente tiene sentido de pertenencia y de ser parte de algo. Por ello poco les afecta o les duele dejar aquello que pareciera ser lo propio y se lanzan a una aventura para poder disfrutar algo diferente o aventurero.

Claro, cada uno de nosotros conocemos de aquellos que se han forzado a migrar porque era cuestión de vida o muerte y no importaba lo que tuvieran que enfrentar se lanzaron como migrantes en el primer lugar que se lo facilitaron.

Si bien empezaron de lo más bajo y con sacrificios indescriptibles, han pagado el precio y la vida los ha honrado pagándoles con crecer alcanzando posiciones de respeto y productividad que la misma gente local no lo ha logrado.

Esto nos obliga a entender que lo que para uno significa migrar y cambiar de lugar para vivir y trabajar nada tiene que ver para otro y debe ser entendido cada caso en particular.

Deberíamos reflexionar si todo el empeño y esfuerzo que hago como migrante lo hiciera en mi tierra, si no sería mejor aunque el beneficio no fuera igual. Porque la verdad es mucho mejor hacer, construir y alcanzar los logros pero que sea en mi tierra y en beneficio a mi propia gente, antes de que sea para otro.

Por su contraparte, también es mi obligación facilitar a mi prójimo el espacio y la oportunidad para que no tenga la necesidad de alejarse de nuestro medio, sino que es urgente proveer suficientes oportunidades y trabajos dignos para que aquí mismo logre sus sueños.


Descarga la aplicación

en google play en google play