Escúchenos en línea

Frustrado por el fracaso de la reforma migratoria, activista de Kansas regresa a México

LaVoz.com. Desde Kansas, Kansas. | 6 de Julio de 2007 a las 00:00
Con sus esperanzas de una reforma de las leyes de inmigración destrozadas, uno de los principales activistas latinos de Kansas planea regresar a México para reencontrase con su esposa y su hija. "Me he dado por vencido", expresó Dennis Romero, que fue condenado por ayudar a ingresar ilegalmente a inmigrantes y es uno de los presidentes del grupo Peoples Alliance for Latino Advancement (Alianza Popular para el Fomento Latino) en Kansas. "Tan pronto como me libere de la libertad condicional, voy a regresar a México", sostuvo. Sin una amnistía, Romero vaticina que las redadas contra los inmigrantes indocumentados se intensificarán. Desde los ataques terroristas de septiembre del 2001, la mayor vigilancia de las leyes de inmigración se ha trasladado desde las áreas fronterizas a los estados del medio-oeste. En los últimos años, la cantidad de casos de inmigración procesados por la oficina de los fiscales federales en Kansas se ha triplicado. Pero con los 12 millones de inmigrantes indocumentados que se estima hay en el país, los tribunales federales sólo pueden intentar procesar los casos más importantes, como los de contrabando humano, robo de identidad, narcotráfico, y trabajo ilegal, entre otros. El fiscal federal de Kansas Eric Melgren dijo que es improbable que una ley resuelva todos los problemas de inmigración del país. Las estadísticas de la fiscalía de Wichita mostraron que la cantidad de casos de inmigración ascendió desde 50 en el año fiscal 2002 a 161 en el 2006. Tras el fracaso del proyecto para reformar las leyes de inmigración, Romero dijo que es hora que los mexicanos piensen en México como en un país habitable, y apoyen los programas sociales del presidente Felipe Calderón y la eliminación de la corrupción pública. "Estén orgullosos de decir 'soy mexicano. Vivo en México'", expresó Romero. Romero, que nació en Wichita, cumplió casi dos años en prisión después de haber sido capturado en el 2005 ayudando a su esposa mexicana y otros emigrantes a ingresar a este país. El coyote que habían contratado los había dejado varados en el desierto. Era su segunda condena por contrabando humano. "Amo a mi familia", dijo Romero. "Para la mayoría de los latinos, la familia es lo primero". Romero no ve a su esposa ni a su hija de 16 años desde hace tres años, cuando fueron detenidas en su intento por ingresar al país. La pareja se conoció y casó en México, pero vivió en Estados Unidos durante siete años. La mujer regresó a ese país por la muerte de su padre. La libertad condicional de Romero termina en el 2009.

Descarga la aplicación

en google play en google play