Escúchenos en línea

Alcalde de Hazleton sufre revés en guerra a indocumentados

LaVoz.com. Desde Hazleton, Pennsylvania. | 7 de Julio de 2007 a las 00:00
El alcalde de Hazleton, quien había aludido el ataque a balazos de un hombre de 29 años como la razón para repeler a los inmigrantes indocumentados de su pueblo, sufrió un revés el viernes cuando la fiscalía desechó los cargos contra dos dominicanos acusados en el caso. La fiscalía del condado de Luzerne dijo que anuló el caso contra Juan Romero y Pedro Cabrera, acusados de balear a Derek Kichline, porque los principales testigos no estaban disponibles o no eran confiables, y no porque tuviera convencimiento de la inocencia de Romero y Cabrera. Un testigo clave era el dominicano César Ariel Jacquez, quien había sido deportado, y otros dos, de escasa credibilidad. Los detractores del alcalde Lou Barletta de inmediato señalaron la decisión como evidencia de que el alcalde se había apresurado cuando acusó a los inmigrantes indocumentados de ser nocivos para la ciudad del noreste de Pensilvania, de 30.000 habitantes. "La anulación de los cargos se agrega a la larga lista de reclamo desacreditados que ha hecho Barletta en su intento de satanizar a los inmigrantes indocumentados por presuntamente destruir a Hazleton", acusó Witold J. Walczak, director legal de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles, de Pensilvania. Barletta respondió que la declaración de Walczak era "repulsiva". Barletta criticó la declaración de Walczak a quien acusó de "convertir en un espectáculo de relaciones públicas el hecho de que la familia de Kichline nunca verá que se haga justicia por su muerte". Barletta señaló reiteradamente que el asesinato de Kichline lo llevó a proponer una ley contra la inmigración ilegal. Aunque dijo asimismo que los inmigrantes indocumentados habían sido sorprendidos en tráfico de drogas y otros delitos, y que eran una carga para la policía, las escuelas y los hospitales, y que el asesinato fue "la gota que rebalsó el vaso", indicó. La fiscalía había acusado a Romero y a Cabrera de acercarse a Kichline quien se hallaba frente a su casa el 10 de mayo del 2006 y de dispararle en la cabeza delante de su novia. No se determinó la razón del asesinato. El concejo municipal de Hazleton aprobó el año pasado una ley contra la inmigración ilegal, la cual fue copiada por varios pueblos y ciudades de todo el país. La ley sanciona a los propietarios de vivienda a que alquilen sus propiedades a indocumentados y a los empresarios que los contraten. Los acusados seguirán en prisión hasta que sean deportados.

Descarga la aplicación

en google play en google play