Escúchenos en línea

Amnistía de Obama discrimina a mexicanos, denuncian

McAllen, Texas. ConexiónTotal.mx | 10 de Junio de 2014 a las 13:11

La orden presidencial de Barack Obama, de dejar libres a los inmigrantes indocumentados que lleguen al país con familia, es válida para muchas nacionalidades, pero a los mexicanos los discriminan.En las centrales de autobuses o lugares en donde están liberando inmigrantes indocumentados no se encuentra un sólo mexicano; sin embargo, son los radicados en el valle de Texas los que están alimentando por su propia voluntad a los inmigrantes.

"Estoy muy feliz", dijo en italiano Dante Ditrono, nativo de Rumania, que con su hijo David, esperaba la llegada de su autobús para partir rumbo a Houston, donde está su esposa y su otro hijo.

En su afán por presionar al Congreso para que apruebe una reforma migratoria, se permitió el ingreso de tantos inmigrantes con niños que ahora la situación es cada vez más complicada para las autoridades.

Lo que ocurre en la Central de Autobuses de McAllen, en las oficinas locales de la Patrulla Fronteriza y en los almacenes o bases aéreas a donde son enviados los niños que llegan solos, es una muestra que no se pensó en las consecuencias de detener la deportación de familias.

Los inmigrantes son dejados en la central camionera para que viajen y se reúnan con su familia, pero la mayoría no tiene un sólo centavo para comprar comida para ellos o sus hijos.

En el momento que llegan a las oficinas de la Patrulla Fronteriza, a los inmigrantes se les quita cualquier artículo que tengan, teléfono móvil ('celular'), cepillo de dientes, desodorante, pastas, cremas, maquillajes, ligas, cepillos, bolsas, ropa extra, etc.

"Se retira por razones de salud", explica un agente de la Patrulla fronteriza. Esos artículos son tirados a la basura, por eso, cuando son liberados, los inmigrantes no tienen nada con ellos y llegan a las centrales de autobuses liberados, pero por ejemplo, los bebés salen con su biberón, pero sin leche extra.

"Supe que estaban aquí sin nada, sin comida, sin dinero, sin nada, y quise venir a ayudar", cuenta Karen, de la ciudad de San Juan, que con un grupo de amigas llevó desde calcetines y zapatos para niños, hasta platillos de carne molida y sopa.

"Estoy muy agradecida con los mexicanos, esta hondureña los ama", dijo Lilian Lamas, que con su bebé Michelle hacían línea en la central camionera para recibir la comida.

Así, sin querer, los mexicanos que fueron rezagados de esta "orden presidencial" tienen que apoyar a los inmigrantes en esta situación que el mismo gobierno no previó.


Descarga la aplicación

en google play en google play