Escúchenos en línea

Ex concejal latina de El Paso acepta que vendió su voto en decisiones del condado

Agencia EFE. Desde El Paso, Texas. | 9 de Julio de 2007 a las 00:00
La declaración de culpabilidad de dos ex funcionarios del condado El Paso que hoy enfrentan cargos de corrupción, podría derivar en al menos una decena de arrestos de empleados públicos y empresarios locales. La ex comisionada Elizabeth Flores se declaró culpable de seis cargos de fraude postal y electrónico el viernes pasado y aceptó haber sido sobornada en varias ocasiones a cambio de otorgar su voto a favor de contratos de obras públicas. Flores aceptó específicamente haber vendido su voto por 10.000 dólares para favorecer un contrato del estacionamiento del edificio del condado, y de aceptar una cantidad no revelada hasta ahora, para votar a favor de una iniciativa de fondos para el Hospital Thomason, administrado por el condado. La declaración de Flores, que enfrenta una condena de hasta 20 años en prisión y 250.000 dólares en multa por cada cargo, y del primer implicado, Travis Ketner, abogado que se desempeñó hasta mayo como jefe de personal del Juez del Condado, Anthony Cobos, podrían acarrear más detenciones de implicados en casos de corrupción. La ola de arrestos comenzó después de que en mayo pasado agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) ingresaran por sorpresa al edificio del condado de El Paso para ejecutar una orden de cateo en las oficinas del juez Cobos y del comisionado Miguel Terán, de donde decomisaron papelería y computadoras. Los agentes federales se negaron a proveer información sobre la naturaleza de las pesquisas que habían provocado el operativo en las oficinas del condado. "Me siento defraudado de que se estuviera llevando a cabo esta actividad criminal entre funcionarios públicos, pero satisfecho de que estas personas que abusaron de sus cargos públicos tendrán que afrontar las consecuencias de sus actos", dijo el fiscal del condado de El Paso, José Rodríguez. La confesión de Flores ocurrió después de que Ketner se declarara también culpable por cargos de corrupción, y decidiera colaborar con las autoridades investigadoras. En su declaración, Ketner implica además a los actuales comisionados Miguel Terán, Luis Sariñana y al propio Cobos, quienes han sostenido en todo momento su inocencia. Entre otras funciones, los comisionados de El Paso, encabezados por el Juez del Condado, están encargados de votar a favor o en contra de proyectos de obras públicas o de financiación del hospital de la ciudad, cárcel o parques localizados en fuera de los límites de la municipalidad. "Es penoso, pero el gobierno del condado ha perdido la confianza de la gente y será difícil resarcir la imagen", dijo el comisionado Dan Haggerty, quien reconoce haber sostenido desde hace años conversaciones con personal del FBI. Por su parte, la comisionada del precinto 2 del condado, Verónica Escobar, que ganó en las pasadas elecciones el puesto de Flores menciona que el Gobierno local sigue funcionando. Ni Haggerty ni Escobar fueron mencionados como parte de la investigación federal. Rodríguez mencionó que su oficina conducirá una investigación interna de las transacciones mencionadas en el caso de corrupción, y que reportará el impacto que el remedio a estas pueda tener tanto en el condado como en los proveedores afectados.

Descarga la aplicación

en google play en google play