Escúchenos en línea

Rechazan centro temporal para niños inmigrantes

Estados Unidos. Diario Horizonte. | 2 de Julio de 2014 a las 17:35

Ante la ola de inmigrantes latinos, especialmente los casi 90 mil niños que cruzan la frontera ilegalmente, residentes de Nuevo México rechazaron que se construya centro de detención para alojar las decenas de miles de niños centroamericanos que cruzan ilegalmente a territorio norteamericano.

Con una población mayormente mexicana, los hispanos representan el 47% de la población de Nuevo México, unas 400 personas se reunieron en Artesia, para expresar su oposición a un nuevo centro.

Los organizadores de la protesta se niegan a que se usen el dinero de sus impuestos para darle apoyo a las decenas de miles de inmigrantes, que están entrando masivamente y de manera ilegal por la frontera.

Los residentes dijeron a las autoridades que temen que los inmigrantes se apoderen de empleos de los residentes locales y priven de recursos a los niños nacidos en el país.

La diócesis católica de Las Cruces, Nuevo México, anunció el martes un nuevo programa humanitario para brindar albergue temporal y asistencia a mujeres y niños inmigrantes.

Hasta ahora, el gobierno federal ha abierto albergues de emergencia para niños inmigrantes en la Base Aérea Lackland en San Antonio, Texas; en la Base Naval de Port Hueneme, en la comunidad de Oxnard, California, y en el Fuerte Sill en el suroeste de Oklahoma.

También comenzaron a operar como albergues temporales, un colegio abandonado en la comunidad de Lawrenceville, Virginia, y en una estación de la Patrulla Fronteriza en Nogales, Arizona.Sin embargo, varias ciudades han comenzado a sentir los estragos económicos y han pedido se trasladen parte de los inmigrantes a otras ciudades.

Los Ángeles, otro estado con mayoría de ciudadanos mexicanos y centroamericano, se manifestó en contra de la sorpresiva y masiva inmigración. Cientos de residentes de la ciudad californiana de Murrieta rechazaron la llegada de los primeros autobuses con menores indocumentados, y obligaron a que retornaran a la ciudad de San Diego, fronteriza con México.

Congresita de Oklahoma Tom Cole, interpuso una enmienda a la Ley de Apropiaciones del Departamento de Defensa de Estados Unidos para prohibir el uso de bases militares como albergues de emergencia para menores inmigrantes que viajan solos.

Los legisladores de Nueva York Steve Israel y Peter King se opusieron a alojar en Long Island a niños que llegaron desde Centroamérica. Dijeron que el gobierno federal estudia enviar algunos niños a una antigua base de la defensa en Bethpage. El presidente municipal del condado de Nassau, Edward Mangano se opuso al plan.

Mientras que la situación continúa sin resolverse, los Estados Unidos anunciaron que expulsará a miles de menores migrantes que viajaron solos y están detenidos en su territorio. Las autoridades anunciaron que no pueden crear un pandemonio migratorio y abrir la frontera para que crucen libremente sin control.

En lo que resuelven la situación, el Gobierno estadounidense busca espacio para acomodar a los más de 52,000 menores no acompañados que han cruzado la frontera entre EE. UU. y México en los últimos nueve meses, principalmente desde Guatemala, El Salvador y Honduras.

Cada estado prepara un presupuesto que debe preveer los gastos de un año. Recibir cientos de miles de personas de las cuales no estaban pautadas dentro de los presupuestos, crearía un serio déficit.

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, reiteró en Nueva York que su país devolverá a los menores migrantes no acompañados a sus respectivos países.


Descarga la aplicación

en google play en google play