Escúchenos en línea

Escritora latina ciega inspira con su talento espiritual

Agencia EFE. Desde Orlando, Florida. | 11 de Julio de 2007 a las 00:00
La boliviana Janet Eckless escribe novelas, es intérprete simultánea, oradora y motivadora espiritual, con una gran fuerza a pesar de su ceguera. En su autobiografía "Tribulaciones del hoy, tesoros de mañana", publicada en 2004, relata como superó la ceguera, la infidelidad conyugal y hasta la muerte de su hijo. "La adversidad se puede convertir en episodios que pueden ayudar y motivar a otras personas. Sólo debemos fijar los ojos hacia arriba y allí está El Señor con nosotros", dijo en entrevista con Efe. A los 12 años de edad fue diagnosticada con una enfermedad hereditaria conocida como retinitis pigmentosa, y se mudó con sus padres a San Luis, Misuri, donde llevó una vida normal. Se graduó de Administración de Empresas, contrajo matrimonio y tuvo tres hijos. Pero, poco a poco su visión fue fallando, pese a que los doctores le dijeron que no debía preocuparse porque no corría ningún peligro. Sin embargo, el tiempo demostró lo contrario. A los 31 años de edad empezó a notar serias dificultades visuales. "No podía ver hacia los lados, se me dificultaba manejar, era muy agotador y entonces dejé de conducir y luego empecé a tropezar con cosas en casa, los chicos y así desapareció mi visión", recordó. En un lapso de 18 meses, Janet se dio cuenta que su mal iba empeorando y empezó a orar, "recuerdo que oraba y decía: Dios no me quitas la vista, tengo una familia que cuidar". Pero, pensó que sus peticiones no fueron escuchadas "un día me levanté y ya no pude ver. Me llene de amargura, ira, depresión. Pensé que Dios no me escuchaba". Una amiga la invitó a una iglesia cristiana y allí sintió de cerca al Señor, "por primera ve entendí lo que decía la palabra de Dios: buscad primero el reino de Dios, todo lo demás se dará". Desde aquel día, empezó a profundizar en la Biblia, y poco a poco fue cambiando su actitud frente a la vida. "Quería recuperar la vista, pero entendí que El Señor me estaba transformando espiritualmente, todo cambió y descubrí ser feliz", dijo. Sin embargo, su matrimonio también atravesó por un duro momento, cuando Janet reconoce que su esposo le fue infiel, "un día le dije si quieres irte, hazlo". Pero él regresó en una semana y en enero pasado cumplieron 31 años de casados. "Dios salvó nuestro matrimonio y aprendí a perdonarlo y nunca mencionar ese episodio", comentó. Inició sus primeros pasos como intérprete en 1989, cuando hizo una traducción hablada a una amiga y luego solicitó un trabajo en una compañía que daba servicios de interpretación simultánea. Ha sido reconocida por su excelencia a la mejor intérprete en español en 2000 y ha trabajado por más de 17 años para la compañía Language Line Services. Actualmente es intérprete y profesora de interpretación telefónica. Su jornada diaria es agotadora pero encuentra tiempo para escuchar la Biblia antes de iniciar sus labores, realiza las traducciones simultáneas por teléfono y ayuda a personas en casos legales, bancarios, médicos, contratación e incluso llamadas del servicio de emergencia 911. Además, contesta sus correos electrónicos y mantiene al día la información bilingüe en su página en Internet: www.janetperezeckles.com. "Recibo muchas cartas de lectores me cuentan cómo influyó mi libro en sus vidas y eso me da una satisfacción increíble cuando pienso que mis pensamientos lograron algo bueno en otra persona", sostuvo. La boliviana es además profesora dominical en su iglesia, miembro de Autores, Líderes, Conferencistas de Servicios Cristianos (CLASS), integrante del grupo de Escritores de Ficción Cristianos Americanos, entre otras organizaciones. Esta latina se vale de la ayuda del software JAWS, un asistente para la computadora que le sirve para la lectura y escritura. En 1996, se mudó con su familia a Orlando y continúo sus trabajos desde su hogar. Luego, en 2002, motivada a escribir sus experiencias, empezó a escribir "Tribulaciones de hoy, tesoros del mañana", pero sufrió la muerte de su hijo de 19 años. "Al quedarme ciega pensé que eso era lo peor, pero no, la muerte de un hijo es algo muy doloroso. Escribí los capítulos llorando, pero sé que valieron la pena", asegura. Sacó una versión en inglés y hasta ahora ha vendido unas 2.000 copias en el mundo entero. La traducción al español la está tramitando para que sus lectores latinos también reciban este mensaje, indicó la autora. Actualmente, está escribiendo tres novelas con contenido espiritual y sabor latino, "no existía libros con temas cristianos enfocados a la cultura latina". Las novelas: "Barefoot Salsa", "Adiós Lonely", "Maybe Mañana" son los títulos preliminares y la autora está en conversaciones con casas editoriales para lograr su publicación el próximo año.

Descarga la aplicación

en google play en google play