Escúchenos en línea

Jefe republicano cree hasta fines de 2008 habrá reforma migratoria

Agencia EFE. Desde Washington. | 11 de Julio de 2007 a las 00:00
El copresidente del Comité Nacional Republicano, Mel Martínez, dijo el miércoles que no es muy optimista en cuanto a la posibilidad de que EEUU pueda retomar la reforma migratoria antes de las elecciones presidenciales de 2008, y señaló que es pronto para predecir si este revés afectará al voto latino. En un encuentro con medios latinos, entre ellos Efe, Martínez dejó claro que, a pesar de los intentos de algunas organizaciones e iniciativas de diplomáticos y gobiernos extranjeros, no habrá reforma migratoria hasta después de las elecciones presidenciales. "De momento no soy muy optimista. Creo que tienen que pasar las elecciones", dijo Martínez, quien, no obstante, se mostró esperanzado de que la reforma migratoria se pueda retomar en su debido tiempo. "Tenemos que seguir luchando porque esta batalla no se ha acabado, no ha cesado y tenemos que ver lo que se puede hacer para resolver este tema; pero de momento no soy muy optimista", recalcó Martínez, uno de los impulsores del proyecto de ley que fracasó definitivamente el mes pasado en el Senado. A juicio de Martínez, senador por Florida, lo que los legisladores tienen que hacer es "involucrar a la comunidad inmigrante" en la política, "animarles a que voten para que su voz suene un poco más alta". Para el líder del Partido Republicano, una de las consecuencias del fracaso de la reforma migratoria es que ahora varias ciudades impulsan sus propias leyes, algo que definió como "grandes desgracias". Es el caso del condado de Prince William (Virginia) donde se ha aprobado una resolución que endurece medidas contra los inmigrantes indocumentados y les niega el acceso a servicios comunitarios. Esta iniciativa ha causado profunda decepción en la comunidad latina, algo que entiende Martínez, de origen cubano. "Resalté en su momento que esto era una de las grandes desgracias de lo que había pasado en el Senado con la reforma migratoria, que ahora va a haber una serie de leyes propias en algunos lugares", sostuvo. "Eso va a ser el legado de un fallo federal, porque teníamos la responsabilidad de implementar leyes para toda la nación", agregó. A juicio de Martínez, esto deja ahora a la comunidad inmigrante en una situación "muy difícil", dado que van a ver restringido más y más lo que ya de por sí es una vida muy complicada". Para el copresidente del Comité Nacional Republicano, medidas como la del condado de Prince "son un retroceso en el progreso de los derechos civiles que se han hecho en este país en más de medio siglo". "Hay que respetar a todo individuo y hay que entender que no se deben negar los servicios gubernamentales a nadie", dijo. Preguntado sobre cómo se va a reflejar el fracaso de la reforma migratoria y la oposición a Irak al voto latino para el candidato republicano en las próximas elecciones presidenciales, Martínez dijo que es pronto hablar de eso. "Todavía faltan 18 meses y es pronto predecir eso. Lo importante es que va a haber un candidato republicano y que tenga la oportunidad de explicar a la comunidad latina su visión sobre estos dos temas y otros asuntos como la educación, la contabilidad, la relativamente baja tasa de desempleo o el progreso económico", afirmó. "Nos anticipamos mucho al decir que los latinos se sienten decepcionados con los republicanos", añadió. Después de todo, Martínez no cree que la reforma migratoria haya fracasado por los republicanos. "Reconozco que hubo voces republicanos en contra, pero rehúso pensar de que los únicos en contra de los inmigrantes en este país son los republicanos, porque yo no lo soy, el presidente George W. Bush no lo es ni su hermano Jeb Bush", comentó. Además, según Martínez, hubo demócratas que se opusieron a la reforma, así como organizaciones laborales y de inmigrantes que estaban "al cien por cien" en contra. A su entender, fueron dos enmiendas demócratas las que "tumbaron el proyecto de ley", por lo que, concluyó, "hubo errores bipartidistas y ha sido culpa de ambos partidos de que esta reforma no saliera adelante". En cuanto a Irak, el líder del partido republicano opinó que es pronto para una retirada anticipada de las tropas estadounidenses. Según él, hay que esperar hasta septiembre para evaluar la misión en este país, cuando el general David Petraeus, el comandante de las fuerzas estadounidenses en Irak, entregue el informe de la situación. "No es el momento de abandonar y ordenar una retirada súbita de las tropas que va a dejar al país más inseguro", señaló.

Descarga la aplicación

en google play en google play