Escúchenos en línea

Dividen niños migrantes a los estadounidenses

Washington. Agencias. | 20 de Julio de 2014 a las 13:44

Ante los miles de menores inmigrantes que han cruzado solos hacia Estados Unidos por el sur de Texas, dirigentes comunitarios desde Dallas hasta Los Ángeles y Syracuse, Nueva York, han ofrecido abrir albergues temporales para alojar a los que están en bases militares, estaciones de policía y enormes almacenes habilitados como centros de detención en la frontera.

Los ofrecimientos de este tipo contrastan totalmente con las protestas en otros lugares del país donde algunos se han opuesto a que se lleve a sus localidades a los inmigrantes procedentes de América Central en momentos en que las autoridades intentan encontrar una solución al problema.

En el Condado Dallas, el juez Clay Jenkins ha puesto a disposición tres inmuebles del condado que podrían alojar a 2,000 inmigrantes.

"Estos son como los hijos de usted y los míos, con la diferencia de que están asustados, sucios, cansados y aterrados", declaró Jenkins. "Podemos quitar un poco de presión a los efectivos en la frontera y librarlos del cuidado de menores para que regresen a sus actividades de garantizar la seguridad en la frontera", apuntó.

Más de 57.000 menores inmigrantes que viajan solos fueron detenidos desde octubre en Estados Unidos, dijo la Patrulla Fronteriza. Del total, tres cuartas partes provienen de Honduras, Guatemala y El Salvador, y dicen que huyen de la pobreza asfixiante y de la violencia generalizada de las pandillas en sus países.

Para cuando han cruzado hacia el sur de Texas, estos menores han sobrevivido a un viaje muy largo y peligroso por México, donde organizaciones delictivas se disputan territorios para el narcotráfico.

El presidente Barack Obama ha solicitado al Congreso que autorice fondos de emergencia por 3.700 millones de dólares para reforzar la vigilancia en la frontera, construir más instalaciones en las que se albergaría temporalmente a estos menores que viajan solos y mejorar la asistencia jurídica a esas personas.

Las comunidades en Estados Unidos han diferido mucho en la forma como reciben a los miles de niños migrantes centroamericanos que han cruzado ilegalmente la frontera desde octubre. Aquí un vistazo a lo que está sucediendo al respecto en el país:

El Salvador, Guatemala y Honduras pedirán al presidente estadounidense Barack Obama que invierta en las comunidades de origen de los niños migrantes para crear seguridad y oportunidades de trabajo y así evitar que sigan migrando hacia Estados Unidos, que afronta una crisis humanitaria provocada por una oleada de menores de edad que han ingresado a ese país por la frontera sur.

"Esta reunión con el presidente Obama, los presidentes y los cancilleres del Triángulo Norte (Honduras, Guatemala y El Salvador), es para ver la situación en una perspectiva integral y de largo plazo", dijo el sábado el canciller salvadoreño Hugo Martínez en entrevista con la Radio y Televisión Nacional de El Salvador.

El jefe de la diplomacia salvadoreña dijo que en la reunión del viernes en la Casa Blanca no sólo van a tratar las medidas coyunturales que ya están tomando, "sino también las medidas estructurales que significa invertir en las comunidades de origen de la población migrante".

Lo que buscan, explicó, es generar más oportunidades y "seguridad a nuestra gente en las comunidades de origen", y para eso necesitan el apoyo económico de Washington.

Hugo Martinez dijo esperar que a partir de este encuentro con Obama haya un incremento en los programas de cooperación de Estados Unidos para los países del Triángulo Norte y particularmente para El Salvador.


Descarga la aplicación

en google play en google play