Escúchenos en línea

Salvar a los inmigrantes que cruzan el desierto de Arizona, es una proeza

Agencia EFE. Desde Tucson, Arizona. | 12 de Julio de 2007 a las 00:00
Los primeros auxilios que brindan los agentes de BORSTAR, del equipo del Equipo de Rescate y Brigada de Trauma de la Patrulla Fronteriza, salvan la vida de indocumentados que se encuentran en peligro de morir en el desierto de Arizona. "Esta última semana ha estado muy ocupada, hemos recibido entre dos a siete llamadas por día", dijo en entrevista con Efe, Ron Bellavia, comandante de BORSTAR de la Patrulla Fronteriza Sector Tucson. Cada uno de los miembros del equipo de rescate son agentes fronterizos que se encuentran en el desierto para hacer valer las leyes de inmigración y para proteger al país, explicó Bellavia. Sin embargo, agregó, también cuentan con el entrenamiento y la capacitación necesaria para ofrecer primeros auxilios a los inmigrantes indocumentados que presentan complicaciones médicas al momento de ser encontrados en el desierto. La temporada más ocupada para esta fuerza es la que va entre los meses de abril a septiembre, especialmente durante el verano, cuando las temperaturas superan con frecuencia los 110 grados Fahrenheit. "Siempre lo he dicho, que ninguna persona puede cargar la suficiente agua que necesita para poder cruzar el desierto", aseguró Bellavia. Según el agente, los inmigrantes indocumentados muchas veces inician su travesía con el cuerpo desgastado, deshidratado, por lo que no están en condiciones de soportar el intenso desgaste físico. "Los inmigrantes traen consigo a lo mucho dos galones de agua, para caminar de 20 a 40 millas, definitivamente no es suficiente", dijo el agente. Indicó que la falta de líquido y la imposibilidad del cuerpo de controlar la temperatura son las principales causas que llevan a la deshidratación, lo que pone casi de inmediato la vida en peligro. "Cuando encontramos a los inmigrantes, lo primero que hacemos es revisarlos y ver cuáles son los síntomas que presentan, tratamos de darles agua inmediatamente y les colocamos suero", relató el agente. "Pero si la persona no tolera el agua, es decir que la toma y la vomita inmediatamente o está inconsciente, requiere de ser trasladada inmediatamente a un hospital", añadió. La situación algunas veces se complica aún más debido a que la gravedad de una persona puede ser mayor si ésta padece de otras enfermedades como la diabetes. Desde el inicio del presente año fiscal y hasta el pasado 30 de junio, el equipo de BORSTAR ha rescatado 318 inmigrantes indocumentados en 115 incidentes, 142 rescates menos que el año pasado durante las mismas fechas. Muchas de las llamadas que reciben son de otros agentes fronterizos que han encontrado a un grupo de indocumentados que requieren de asistencia médica, pero también responden a de los celulares de inmigrantes indocumentados que contactan al número de emergencia 911, cuando se encuentran en serios problemas. Además de brindar los primeros auxilios a los inmigrantes indocumentados, el equipo de rescate también participa en las búsquedas, cuando se reporta que uno o varios indocumentados se encuentran perdidos en el desierto. "Nosotros seguimos las huellas y tratamos de encontrarlos lo más pronto posible", dijo el agente de BORSTAR, James Billingworth. Los agentes del equipo de rescate llevan a cabo un intenso entrenamiento por varias semanas y presentan una excelente condición física para poder soportar también las intensas temperaturas. Uno de los rescates más dramáticos que ha tenido el equipo de rescate en los últimos tiempos ocurrió el mes pasado, cuando una mujer indocumentada, originaria del estado de Veracruz, cayó a un pozo cuando intentaba sacar agua para ella y sus hijos. La inmigrante, que tuvo que ser transportada a un hospital local ya que había sido picada en varias ocasiones por abejas, fue sacada del pozo con cuerdas por agentes de BORSTAR.

Descarga la aplicación

en google play en google play