Escúchenos en línea

Inmigrantes apurados para trámite de residencia y ciudadanía por alza de tarifas

Agencia EFE. Desde Washington. | 16 de Julio de 2007 a las 00:00
A sólo dos semanas para que entren en vigor las nuevas tarifas, los inmigrantes en EEUU se apuran a tramitar sus solicitudes de ciudadanía o permiso de residencia para evitar pagar sumas mucho más fuertes. El pasado 29 de mayo, el director del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, en sus siglas en inglés), Emilio González, anunció aumentos en 39 de los trámites de inmigración que entrarán en vigor el próximo 30 de julio. Dicho aumento se baraja como una de las causas del registro, durante el año fiscal 2007 (desde el 1 de octubre de 2006), de cerca de 711.538 formularios de naturalización, cifra que se acerca a las conseguidas durante todo el año pasado. Entre octubre y mayo del año fiscal 2006 (que empezó el 1 de octubre de 2005 y finalizó el 30 de septiembre de 2006) se recibieron 466.931 solicitudes para obtener la ciudadanía estadounidense mientras que durante el mismo período del año fiscal 2005 (octubre 2004 a septiembre 2005), se contabilizaron 393.628. Los precios de los trámites migratorios, que aumentarán un promedio del 66 por ciento, se incrementaron por última vez en octubre de 2005. Con las nuevas tarifas, que se evaluaron durante un año y medio, el coste de la petición de naturalización estadounidense pasará de ser de 400 dólares a 675 dólares, lo que incluye las fotos de identificación y la toma de huellas dactilares del interesado. Pero además de la ciudadanía, la solicitud de residencia ("green card") que convierte a sus solicitantes en residentes legales permanentes en el país, aumenta de 395 dólares a 1.010, con fotos y huellas dactilares incluidas en el precio. Los motivos de este aumento se deben a que "actualmente, el 99 por ciento de nuestro presupuesto procede de las tarifas que pagan los usuarios y por tanto necesitamos modernizarnos y convertirnos en una agencia digna del siglo XXI", dijo González durante la rueda de prensa telefónica en la que anunció el aumento de tarifas. Sin embargo, otros consideran que aunque el aumento de tarifas ha sido "un incentivo muy grande", no es lo único que ha animado a la gente a tramitar su ciudadanía o residencia permanente en EE.UU. "El fracaso de la reforma migratoria en el Senado y los problemas cada vez mayores de los inmigrantes para conseguir licencias de matrimonio o de conducir les ha animado a decidirse", dijo a Efe José Lagos, presidente de la Unión Hondureña. "No me alegro por el aumento de las tarifas pero irónicamente esta medida que no gusta a nadie ha servido para impulsar el número de peticiones de ciudadanía y residencia permanente", añadió. La presidenta de la Alianza Nacional de Comunidades Caribeñas y Latinoamericanas (NALACC), Ángela Sanbrano, coincidió con Lagos en lamentar el aumento de tarifas, que consideró una medida "sumamente arbitraria y sin justificación". "Los servicios de inmigración son pésimos, no han mejorado en nada, así que no tienen ningún tipo de excusa para aumentar las tarifas", consideró. Reconoció sin embargo que el aumento ha sido un importante incentivo para los inmigrantes a que estabilicen lo más posible su estatus migratorio en el país, y al igual que Lagos, consideró que hay otras razones "Ante las políticas antiinmigrantes que se han aprobado en muchos lugares del país (por ejemplo en el condado de Prince William en Virginia) la comunidad de inmigrantes siente temor y sienten que van a ser más respetadas si son ciudadanos o residentes permanentes", explicó Sanbrano. Muchos temen que pedir la nacionalidad estadounidense juegue en contra de sus raíces, pero lo cierto es que a quince días del aumento de tarifas del USCIS, la comunidad inmigrante se apura para cumplir los requisitos que les llevarán un paso más cerca de lograr su "sueño americano".

Descarga la aplicación

en google play en google play