Escúchenos en línea

Repatrían cuerpos de inmigrantes que perdieron la vida en el Río Bravo

Agencia EFE. Desde Texas. | 17 de Julio de 2007 a las 00:00
Las autoridades mexicanas repatriaron este martes a Tamaulipas (México) a tres integrantes de una familia que perdieron la vida en el Río Bravo, en su intento por llegar a EEUU a bordo de una rudimentaria balsa. "Es la peor tragedia que nos ha tocado ver en esta región", dijo hoy a Efe la cónsul para Asuntos Fronterizos y Comunicación Social del Consulado de México en McAllen, Miriam Medel. Medel relató que David Camacho de 31 años, su esposa Rocío Aguirre de 26 y su hijo Jesús Camacho Aguirre de 2 años, fallecieron el domingo pasado cuando guiados por un coyote intentaron cruzar el río en una pequeña balsa sostenida por un viejo neumático por el área de Mission, Texas. Los padres, que también viajaban con otro hijo de 6 años que sobrevivió, comenzaron a notar que la balsa cedía al peso de sus ocupantes a la mitad del río y comenzaba a hundirse. "El pequeño que sobrevivió dijo que al ver que comenzaban a hundirse, el coyote abandonó a la familia para nadar a territorio mexicano", contó Medel. Agregó que el padre logró acercar al menor sobreviviente hasta la orilla y después fue arrastrado por la corriente. "Aun cuando parece que el Río Bravo no es peligroso, sus corrientes subterráneas son muy poderosas y han cobrado muchas víctimas", dijo la portavoz, quien indicó que en lo que va del año han perecido seis personas en el Bravo por el área de Mission. "A raíz de esta tragedia hemos incrementado nuestra campaña de alerta en los medios de comunicación, para pedir a quienes contemplan el cruce indocumentado como un escape a la pobreza, que se abstengan y que piensen que en la frontera ocurren tragedias que cambiarán el curso de sus vidas y de las de sus hijos", sostuvo. "Era gente muy humilde", dijo la cónsul, quien manifestó que la Cancillería mexicana asumirá los gastos del traslado de las víctimas a su tierra natal. De acuerdo con Medel, los cuerpos fueron rescatados luego que una familia de leñadores encontrara el domingo en territorio mexicano al menor de seis años, quien lloraba y gritaba que a su familia se la había llevado el río. Los leñadores dieron aviso a la policía mexicana, que junto a sus colegas estadounidenses, iniciaron la búsqueda de los cuerpos. "De inmediato dimos aviso a sus familiares en Tula", aseguró la funcionaria consular. El sobreviviente fue entregado a uno de sus tíos. "Los familiares nos dijeron que el padre se animó a traer a su familia, porque el coyote que contactaron desde su tierra se las pintó muy fácil", dijo Medel. Explicó que ese sector del río es especialmente peligroso y que usualmente los coyotes cruzan a los padres por la vertiente y a los menores por un cruce internacional haciéndolos pasar como hijos suyos. La cancillería insistió en pedir a los mexicanos que se abstengan de intentar el cruce indocumentado a Estados Unidos. "Sabemos que en muchos casos su situación es desesperada, pero esta no es la respuesta", pidió Medel. El año pasado perdieron la vida 59 inmigrantes indocumentados en la región de McAllen, a la que pertenece Mission, en tanto que en lo que va del presente año la cifra alcanza ya las 21 muertes.

Descarga la aplicación

en google play en google play