Escúchenos en línea

Piden acabar con las deportaciones de padres indocumentados

Agencia EFE. Desde Washington. | 17 de Julio de 2007 a las 00:00
Varias asociaciones de defensa de derechos de los inmigrantes realizaron el martes una marcha en Washington para pedir a los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial que paren la deportación de padres indocumentados de niños nacidos en EEUU. La asociación La Familia Latina Unida/Sin Fronteras junto con la Unidad Hondureña, la Fraternidad Americana y la Coalición Peruana-Americana llevaron a cabo la manifestación en la que participaron más de 200 menores estadounidenses cuyos padres son indocumentados y tienen orden de deportación. A la protesta organizada a nivel nacional se unió el grupo "Adóptame" de Los Ángeles (California) y varios niños de Nueva York, Distrito de Columbia, Virginia y Maryland. La marcha comenzó en el Tribunal Supremo de Justicia y continuó en el Congreso donde los manifestantes se reunieron con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-California), y los congresistas demócratas Luis Gutiérrez (Illinois) y John Conyers (Minesota). "La congresista Zoe Lofgren (D-California), presidenta del subcomité de inmigración casi se echa a llorar cuando escuchaba a uno de los niños hablar de sus sentimientos hacia la deportación", dijo a Efe José Lagos, presidente de la Unión Hondureña. Los niños, que vestían camisetas con los mensajes "Nacido en EEUU, por favor no expulsen a mis padres" y que ondeaban banderas estadounidenses, marcharon después hacia la Casa Blanca donde finalizó su protesta. "Mucha gente no se ha atrevido a manifestarse precisamente por no estar documentada", reconoció Lagos. "Sin embargo, toda esa gente puede también ayudarnos con llamadas telefónicas al Congreso, a la Corte Suprema de Justicia y a la Casa Blanca para pedir que paren las deportaciones", añadió. Lagos se mostró preocupado porque hay un sector de la comunidad inmigrante que considera que ya no se puede hacer nada para que se apruebe una reforma migratoria en el Congreso. "Para ganar una guerra hay que librar muchas batallas, seguimos luchando y creemos que a pesar del fracaso de la reforma aún se pueden sacar adelante legislaciones que ayuden a solucionar el problema", explicó. Para ellos todavía hay esperanza para una reforma que se considera "muerta" en el país, y como dijo a Efe el sacerdote Walter Colleman, de la Adalberto Union Methodist Church, que participó en la marcha: "también Lázaro estaba muerto y sin embargo anduvo".

Descarga la aplicación

en google play en google play