Escúchenos en línea

Latinos podrían solucionar escasez de enfermeros en California, según reporte

Agencia EFE. Desde Los Ángeles. | 18 de Julio de 2007 a las 00:00
California sufre de una escasez crítica de enfermeros que puede ser solucionada con el ingreso de latinos y otras minorías a la profesión, según un informe dado a conocer hoy por el Instituto de Política Tomás Rivera (TRPI). "Tener más latinos en enfermería ayudará a solucionar tanto nuestra escasez de enfermeros en el estado, como muchas de las disparidades en el cuidado de salud de nuestras comunidades, cada vez más diversas", afirmó la autora de reporte, Hayley Buchbinder, en su presentación hoy en la 32 Conferencia Anual de la Asociación Nacional de Enfermeros Latinos. Según encontró la investigación, California tiene poco más de 206.000 enfermeros activos y necesitará entre 61.000 y 114.000 más en las próximas dos décadas. Sin embargo, el estado cuenta con 566 enfermeros por cada 100.000 personas, el número más bajo del país, cuyo promedio nacional es de 798. Aunque la población de California es cada vez más diversa, con un creciente aumento en el porcentaje de origen latino, cerca del 90 por ciento de la fuerza de enfermería del estado es anglosajón. Los latinos sólo constituyen 4 por ciento del total de enfermeros del estado y el 2 por ciento del total nacional. "A pesar de los de los programas de enfermería innovadores y enfocados, todavía permanecen muchas barreras", afirmó Harry Pachón, presidente del TRPI con sede en Los Ángeles, durante su participación. "Lo que es importante hoy es que podamos aumentar el número de latinos en la fuerza de trabajo de la enfermería, entendiendo esas barreras y aprendiendo de las mejores experiencias", añadió. Los principales obstáculos encontrados entre los latinos para acceder a la profesión estuvieron relacionadas con la familia, la financiación, la educación y la falta de líderes latinos en las profesiones relacionadas con la salud. "Los estudiantes que entrevisté tuvieron que superar retos increíbles para llegar a ser enfermeros. Conociendo y enfrentando estas barreras podemos entrenar más californianos para qué lleguen a ser enfermeros dedicados y humanitarios", afirmó la autora. La pobre concepción de la profesión de enfermería en muchos países latinos fue uno de los principales obstáculos -relacionados con la familia- que resaltó la investigación. Algunos estudiantes con padres mexicanos de primera generación, reportaron que las enfermeras en México tienen funciones similares a las Asistentes Certificadas de Enfermería (CAN, en inglés) en EE.UU.: recibir órdenes de los médicos y cumplir funciones no especializadas, como cambiar las camas o ayudar al baño de los pacientes, y eso disminuye la imagen que sus padres tienen de la profesión. Otra barrera encontrada entre la población latina fue la necesidad de ayudar económicamente al hogar, lo que muchas veces hace incompatible el estudio de la profesión con un trabajo, no especializado, en cualquier área. Igualmente se encontraron "prejuicios" para recibir ayuda financiera. "A mi familia no le gusta deber", afirmó una estudiante que tuvo que esperar 10 años para pagar -en efectivo- por su grado asociado en enfermería (AND, en inglés) que se obtiene tras 2 o 3 años de estudio en un Colegio Comunitario. La falta de información sobre la diferencia entre una certificación de enfermería (RN) y un grado universitario (BSN) igualmente afecta la proyección profesional de los latinos. "Especialmente con los estudiantes en desventaja económica, ellos quieren el RN para recibir dinero rápidamente, pero no ven que es un límite si no se tiene un grado BSN", afirma una enfermera latina líder en California, citada por el estudio. La prevención que los hombres latinos tienen hacia la enfermería fue otra de las dificultades que resaltó la investigación. En 1998 los latinos varones constituían el 0.7 por ciento de todos los grados asociados otorgados en California y el 0.2 por ciento de los grados universitarios. Entre los centros académicos, los tres mejores señalados por el estudio en cuanto a perfil para las minorías, fueron el Colegio Comunitario Bakerfield, del Valle Central, la Universidad Estatal de California Domínguez Hills, de Carson y la Universidad Estatal de California Fullerton, de la misma ciudad del sur de California. También destacó el Proyecto de Profesionales Latinos de la Salud, de la Universidad Estatal de California en Long Beach, entre otros. Una de las recomendaciones del proyecto es informar a los educadores, consejeros y a los jóvenes en general, acerca de las ventajas de las carreras en enfermería. También recomienda aumentar los fondos para apoyar los programas de enfermería de los Colegios Comunitarios. Establecer alianzas entre los sectores públicos y privados que permitan el acceso de más latinos a los programas de enfermería es otra de las recomendaciones del estudio. La investigación incluyó el análisis no sólo de las cifras, sino de las políticas establecidas para el servicio de salud en California, así como entrevistas con enfermeros y estudiantes de origen latino. El informe igualmente utilizó cifras de reportes publicados previamente por instituciones acreditadas.

Descarga la aplicación

en google play en google play