Escúchenos en línea

En México, formarán banco con remesas de inmigrantes

Agencia EFE. Desde Ciudad de México. | 19 de Julio de 2007 a las 00:00
El estado de Guanajuato, en el centro de México, planea crear el primer banco de emigrantes en el país para canalizar las remesas que envían sus ciudadanos que residen en Estados Unidos a proyectos productivos, de ahorro, pensiones e hipotecas. La idea que tiene el gobierno estatal es que la inversión del banco se la dividan el sector público y un grupo de inversionistas privados, todos ellos emigrantes establecidos en EE. UU., quienes pueden ser socios de la entidad financiera. En Estados Unidos viven 1,2 millones de guanajuatenses, según estimaciones oficiales, principalmente en los estados de Illinois, California y Texas, dentro de un colectivo de unos 11 millones de mexicanos, la mitad de ellos indocumentados. Las remesas son fundamentales para Guanajuato, un estado famoso por el atractivo turístico de sus ciudades coloniales, y que es el segundo del país que más divisas recibe por este conducto, con más de 2.000 millones de dólares en 2006. La tendencia apunta a que éstas seguirán creciendo hasta 2010. Esos fondos llegados del exterior constituyen la segunda entrada de divisas en el estado, sólo superadas por las generadas por una planta de General Motors (GM) que fabrica camionetas. "Existe una dependencia fuerte de las remesas: el 15 por ciento de los hogares dependen totalmente de las remesas y constituyen además el 46 por ciento de los ingresos urbanos y 63 por ciento de los rurales", indicó en entrevista con Efe Laura Ortega, directora general la Unidad de Planeación Estrategia del gobierno de Guanajuato. La idea de constituir un banco gestionado por inmigrantes nació en el seno del Consejo de Migrantes de Guanajuato (CMG), una organización que empezó a trabajar en junio pasado y que integran catorce funcionarios del estado. Entre ellos están el gobernador y nueve destacados emigrantes guanajuatenses afincados en EE. UU. También tienen asiento en dicho consejo un académico, un empresario y un representante de una ONG. El CMG es una idea "novedosa", según Ortega, quien actúa como secretaria técnica de un organismo que tiene como objetivo darle por primera vez espacio a los inmigrantes para que opinen y participen en el diseño de políticas públicas en materia migratoria. "Antes las políticas se hacían desde la visión institucional sin escuchar al migrante con un punto de vista muy asistencialista", explicó Ortega. Los emigrantes del CMG, con experiencia en asociaciones de trabajo en favor de inmigrantes, deben servir como detonadores de proyectos productivos y promotores del desarrollo social en sus comunidades de origen. Si bien se prevé que a partir de 2010 el ritmo de crecimiento del flujo de remesas hacia Guanajuato disminuya e incluso decrezca, en el seno del CMG consideran que la idea de tener un banco enfocado en la atención de los emigrantes es una buena oportunidad para aprovechar productivamente esos ingresos de divisas. El plan es constituir un tipo de caja popular que dé servicios financieros a la población con ingresos más bajos, y que los emigrantes que inviertan en la entidad se conviertan en socios del banco, lo que les permitirá acceder más fácilmente a créditos, manifestó Ortega. Se pretende captar las remesas y canalizarlas para ofrecer créditos hipotecarios y productivos, servicios a pequeñas y medianas empresas (pymes) y sistemas de ahorro para el retiro. "Queremos convertir las remesas y el ahorro de los migrantes en patrimonio familiar y capital humano", apuntó la impulsora del proyecto, que se encuentra en fase de análisis y con varios inconvenientes jurídicos por resolver. Pese a ello el CMG cuenta con la asesoría del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y contrató los servicios de consultores privados que trabajaron en el lanzamiento de bancos de cadenas minoristas en México como Coppel, Famsa y Elektra.

Descarga la aplicación

en google play en google play