Escúchenos en línea

En Utah, diputados piden que Washington reembolsen lo que gastan para educar a ilegales

Agencia EFE. Desde Salt Lake City, Utah. | 19 de Julio de 2007 a las 00:00
Legisladores de Utah pidieron que el gobierno federal reembolse a este estado los millones de dólares que Utah gasta en educar a estudiantes indocumentados, debido al fracaso por impedir la llegada de nuevos inmigrantes sin papeles. Sobre la base de una auditoría completada en mayo pasado, un comité legislativo de Utah votó a favor de solicitarle al Departamento de Educación de los Estados Unidos un reembolso de entre 54,9 millones de dólares y 85,4 millones de dólares, cifra que, según la auditoría, Utah gastó para educar a los indocumentados durante el ciclo lectivo 2005-2006. Según datos del Departamento de Educación de Utah, el presupuesto educativo para el mencionado ciclo lectivo fue de 3.500 millones de dólares, por lo que la educación de los alumnos indocumentados representaría sólo del 1,56 al 2,44 por ciento del monto total destinado a las escuelas de este estado. Además, la auditoría oficial estima que entre 10.714 y 16.627 estudiantes indocumentados asisten a las escuelas públicas de Utah. Sin embargo, legisladores como el representante estatal Stephen Urquhart (R-St. George), y la senadora estatal Margaret Dayton, (R-Orem), indicaron que la educación de los indocumentados "está sobrecargando los servicios estatales", ya que Utah gastaría fondos adicionales en programas de ayuda social y en clases de enseñanza de inglés que de otra manera no tendría que gastar. Dayton indicó que, en su opinión, la situación se complica porque "los indocumentados no pagan impuestos a menos que tengan un número de seguro social" y, por eso mismo, "no contribuyen al fondo escolar". Por su parte, Urquhart sostuvo que "el gobierno federal probablemente no pagará", pero agregó que "es importante que las autoridades federales escuchen a los estados para entender el impacto (de la inmigración ilegal) en este estado, y para que vean su propia incapacidad para resolver este tema". Por otro lado, la senadora Dayton reconoció que la auditoría de mayo pasado no incluye a estudiantes nacidos en EE.UU. de padres indocumentados ni tampoco incluye las contribuciones de los inmigrantes (con o sin sus papeles) a la economía local. Pero como la mencionada auditoría tampoco tiene en cuenta "otros gastos locales en los que Utah incurre para educar a los alumnos indocumentados", y como Utah "no tiene un sistema de lotería para generar fondos para la educación", Dayton consideró "apropiado" que el gobierno federal se haga cargo de esos gastos. Estadísticas del Departamento de Educación de Utah revelan que un 11,5 por ciento de los 525.000 alumnos en las escuelas públicas locales es de origen latino, aunque en Salt Lake City esa cifra llega al 35 por ciento y en Ogden al 42 por ciento. De acuerdo con estas estadísticas, hasta uno de cada cuatro estudiantes latinos de Utah sería indocumentado.

Descarga la aplicación

en google play en google play