Escúchenos en línea

Procesan coyotes pero no hay testigos para condenarlos en Colorado

Agencia EFE. Desde Denver, Colorado. | 23 de Julio de 2007 a las 00:00
Un fiscal de Colorado manifestó el lunes su frustración por la falta de testigos en el reciente caso de dos sospechosos de tráfico de indocumentados, ya que los testigos fueron deportados, desaparecieron, o no quieren colaborar con la justicia. Hace una semana, la policía de la localidad de Wheat Ridge, al oeste de Denver, detuvo a Guadalupe Álvarez, de 42 años, y a Bernardino Fuentes Espinoza, 35, como sospechosos de tratar de usar un billete falso de 100 dólares. Al revisar la camioneta conducida por Álvarez, las autoridades detectaron a nueve personas, más tarde identificadas como inmigrantes indocumentados. Dos de los pasajeros se dieron a la fuga y los otros siete fueron arrestados. El fiscal Scott Storey, a cargo del caso, indicó que Alvarez y Espinoza permanecen en la cárcel del condado Jefferson, cada uno con una fianza de 25.000 dólares, acusados del delito de contrabando humano. Sin embargo, los cargos en contra de los dos detenidos podrían quedar sin efecto debido al hecho que ninguno de los siete indocumentados arrestados quiso verificar que efectivamente le habían pagado a Álvarez y a Espinoza por el viaje, ni tampoco se prestó a declarar ante las autoridades. "Sin testigos, es difícil presentar cargos en casos como estos", sostuvo Storey, agregando que la única manera de mantener a Álvarez y a Espinoza en la cárceles es que "además ellos hayan cometido otros delitos". "Me siento frustrado porque da la sensación que mi oficina es negligente si es que tenemos que dejar los cargos sin efecto y no podemos continuar con el caso", manifestó el funcionario. Parte del conflicto, explicó Carl Rusnok, portavoz regional de la Oficina Policial de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) es que el período que transcurre desde la detención de una persona hasta que se inicia el juicio contra esa persona es más largo que el tiempo que el ICE puede mantener detenido a un indocumentado, aunque se trate de un potencial testigo del caso. El caso de Álvarez y Espinoza podría tener la misma conclusión que el de José Francisco Franco Rodríguez, contra quien se presentaron cargos en noviembre de 2006 por transportar a indocumentados en Colorado, pero luego, en enero del 2007, el fiscal Mark Hurlbert (del condado Summit) debió dejar de lado esos cargos por falta de testigos. Rodríguez, de 23 años, transportaba a 14 inmigrantes en una camioneta que se accidentó el 27 de noviembre pasado, lo que provocó la muerte de cuatro personas. Los cargos en contra de Rodríguez quedaron sin efecto ya que los sobrevivientes del accidente fueron deportados al día siguiente del percance. Rodríguez sigue detenido como parte de una investigación federal.

Descarga la aplicación

en google play en google play