Escúchenos en línea

Decenas de familias latinas víctimas de estafa hipotecaria en Florida

Agencia EFE. Desde Orlando, Florida. | 26 de Julio de 2007 a las 00:00
Numerosas familias latinas del centro de Florida han caído en una posible red de estafadores de fraude hipotecario, una operación que investigan ya las autoridades federales. El poco dominio del idioma inglés, la confianza depositada en el agente latino que explicó el procedimiento en español y la desesperación por solucionar sus problemas financieros son algunas de las razones que influyeron para que estas familias cayeran víctimas de esta situación. La compañía 4 Solutions Inc, con sede en Tampa, hizo creer a través de su campaña publicitaria en radio, televisión e Internet que era la salvación para los problemas de embargos hipotecarios de muchos latinos como Blanca Naranjo, que desconoce lo que sucederá con su casa en Poinciana. "Me dijeron que iban a ayudar, el agente era muy bueno, se ganó mi confianza y creí que era un amigo que nos quería ayudar, pero no fue así", dijo a Efe la inmigrante ecuatoriana. La realidad es que la casa de Naranjo está a nombre de Jorge Ortega, un inversionista que compró su casa a 4 Solutions Inc, y que le exige el pago de una renta de 1.600 dólares para no sacarla. "Es increíble, me quieren sacar de mi propia casa. Nos engañaron, siempre me explicaron que era un refinanciamiento, nunca hablamos de una compra y venta", afirmó. Como ella, sus dos hermanas también están en la misma situación. El drama de estas familias fue expuesto en el diario "El Nuevo Día" en Orlando, que ha seguido de cerca la noticia, cuando aparecieron más víctimas que llamaron a la redacción, tras la publicación del caso del puertorriqueño Jorge Roche, afectado por dicha empresa. "Cuando leí en el diario la noticia, supe que no era la única que estaba pasando por esta situación y es entonces que empezó toda esta pesadilla", comentó Naranjo. Las autoridades federales revelaron que siguen de cerca los pasos de José Oliveri y Mario Quiroz, propietario y socio de 4 Solutions Inc, quienes tienen un caso abierto desde 2006 en el Departamento de regulaciones financieras de Florida, en Tampa. Se cree que los sospechosos están fuera del país. Sin embargo, Carmen María Oliveri, esposa de José Oliveri, se encuentra en la cárcel del condado Hillsborough, por cargos de gran robo por 100.000 dólares y por fraude organizado por 50.000 dólares. Hasta ahora hay cinco quejas contra esta entidad ante el Fiscal General de Florida, y al menos 25 familias han sido afectadas en el centro de Florida y no se descarta que la cifra aumente a medida que siga la investigación. De hecho, la oficina de Servicios Financieros de Florida sigue recibiendo las quejas de esta empresa que no tiene licencia en el estado. Según los afectados, los agentes latinos les explicaban sobre el plan de refinanciamiento que consistía en sacar la plusvalía de la casa y pagar por un año la propiedad. Mientras, se pasaba el título de propiedad de la vivienda a un supuesto inversionista con un buen historial de crédito y luego de un año podía refinanciar y volver al nombre del propietario original. Así, Wilda Rodríguez, pensó que estas personas eran honradas y confiables y no verificó las licencias ni documentos de los agentes de bienes raíces y préstamos porque simplemente creyó en ellos. "Fuimos víctimas de estas personas porque confiamos en nuestra raza, se hicieron los amigos de uno y así caímos en este engaño por parte de latinos", dijo. "Nadie puede imaginar, lo que estamos pasando. Quiero salvar mi casa, la que me ha costado tanto sacrificio comprar. No quiero perderla de esta manera tan cobarde", agregó. Su amiga, Joly Delgado, también fue víctima, pero ella ya abandonó su casa ante la visita del nuevo dueño de la propiedad, que jamás conoció hasta hace dos meses. "Tuve que salirme de la casa, vino una señora y me dijo que era la nueva dueña. Fue algo tan triste, tuve que salirme de mi casa porque hasta me ofreció quedarme en la casa pero a cambio pagar un pago mensual de 1.600 dólares, y yo no puedo pagar esa cantidad", indicó. Con su esposo y dos hijos vive en una casa rentada, que hasta se le hizo difícil conseguir debido al reporte de crédito donde aparece el aviso de embargo. "Esta gente nos destruyó las vidas, no se imaginan lo que estamos viviendo. Esta es una horrible lección. Debí haber investigado más", dijo Delgado. "La idiosincrasia de los latinos es confiar y creer. Debieron haber utilizado nuestros servicios de asesoría que son gratuitos y lamentablemente los latinos son los que menos lo utilizan", señaló Jean Sandor, portavoz de la oficina de Asuntos Financieros de Florida, en Orlando.

Descarga la aplicación

en google play en google play