Escúchenos en línea

Antirracistas vascos y político neofranquista trenzados en los tribunales

Vitoria. ElCorreo.com | 9 de Diciembre de 2014 a las 19:46

Nuevo giro en en contencioso entre Javier Maroto y Fede García. El fiscal superior del País Vasco, Juan Calparsoro, busca el más difícil todavía en la pelea dialéctica y judicial que mantienen el alcalde de Vitoria y el líder de la plataforma SOS Racismo en Vitoria y ha remitido al Servicio de Mediación Intrajudicial de Álava las declaraciones realizadas en pasado julio por el parlamentario popular que denuncio el colectivo de apoyo a los inmigrantes por "supuesta incitación al odio".

No parece muy probable que dos personas que mantienen tan enconada disputa desde hace años vayan a llegar a un acuerdo por propia iniciativa -lo de Maroto y García viene de mucho más atrás que el actual debate por el endurecimiento de las condiciones de acceso a la RGI para los extranjeros-, pero esa es la fórmula elegida por el fiscal, que ha visto como las acusaciones y, en ocasiones, los insultos entre estas dos personas ocupaban su despacho, llegando el regidor vitoriano a tener que declarar en sede judicial por sus polémicas acusaciones entre gritos de "racista"

El fiscal, ante la disyuntiva de cerrar el caso o apuntar a una posible apertura de juicio, opta así por la calle del medio y llama a las partes a un proceso de mediación "bajo la dependencia exclusiva de la fiscalía del País Vasco", a la que deberá informar y dar cuenta del resultado. No se lava las manos, ya que el asunto sigue instalado en su departamento. Con esta decisión, que abre un nuevo episodio que durará meses, evita, eso sí dar una respuesta al contencioso. El procedimiento de mediación se compone de varias fases: fase de contacto con las personas, fase de acogida e información, fase de aceptación y compromiso, fase de encuentro dialogado y fase de acuerdo.

Sin procurador

Respecto a la pelea que Fede García mantiene con el otro máximo dirigente popular de la provincia, el diputado general Javier de Andrés, el juzgado de guardia sí ha desestimado la querella presentada por SOS Racismo. En este caso, tampoco se analiza el fondo de la cuestión y se recurre a varios defectos de forma. La deficiencia más grave, según adelantaba la edición impresa de EL CORREO el pasado sábado, radica en que García acudió al Palacio de Justicia acompañado por una letrada, pero sin procurador, figura indispensable para registrar una querella. Ahora, García cuenta con cinco días para recurrir este revés. Algo que, si nos atenemos a anteriores comportamientos del activista, no tardará en hacer. García podría solicitar un procurador de oficio e iniciar otro proceso judicial similar.


Descarga la aplicación

en google play en google play