Escúchenos en línea

Avalancha de menores migrantes, crisis fronteriza del año en EEUU

Tucson. EFE. | 15 de Diciembre de 2014 a las 13:22

Estados Unidos enfrentó este verano una de las mayores crisis fronterizas que se recuerdan con una avalancha de miles de menores solos y madres con niños, la mayoría de ellos centroamericanos, que encendió el debate migratorio y obligó a las autoridades a tomar medidas extraordinarias.

Según cifras del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), durante el año fiscal 2014 (del 1 de octubre de 2013 al 30 de septiembre de 2014) 68 mil 641 menores sin acompañante cruzaron la frontera con México, lo que representó un incremento del 77% comparado con el año anterior, mientras la cifra de unidades familiares fue de 68 mil 441 inmigrantes, un aumento del 361%.

El propio Obama calificó esta masiva llegada de menores de "situación humanitaria urgente" y convocó en Washington a los presidentes de Guatemala, Otto Pérez Molina; El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; y Honduras, Juan Orlando Hernández, para abordar la crisis.

Una de las medidas fue crear una campaña publicitaria en estos países en las que alertaban del riesgo del cruce fronterizo y recordaban que los llegados ilegalmente no podrían permanecer en el país.

Esta avalancha de menores y familias se convirtió pronto en arma política, y los republicanos la utilizaron para culpar a la Casa Blanca y criticaron sus planes de aprobar medidas ejecutivas en materia migratoria, que ante, esta situación, quedaron relegadas hasta las elecciones legislativas del pasado 4 de noviembre, en las que los demócratas sufrieron una dura derrota.

Todo comenzó a mediados de mayo, cuando responsables migratorios en el Valle de Río Grande, en Texas, reportaron un notable incremento de menores sin acompañante de un adulto y madres con niños pequeños que cruzaban la frontera con México.

Los albergues para indocumentados enseguida se llenaron, por lo que las autoridades migratorias se vieron obligadas a establecer improvisados centros de procesamiento como el abierto en un almacén en la estación de esta agencia federal en Nogales (Arizona), que llegó a albergar a más de mil menores que estaban a la espera de cupos en los saturados albergues.

Según cifras del Servicio de Niños y Familias del Departamento de Salud y Servicios Humanos federal, durante el año fiscal 2014 tuvieron bajo su custodia a 57 mil 497 menores, la mayoría de los cuales fueron entregados en Estados Unidos a alguno de sus padres, un familiar o un patrocinador.

Ante la necesidad de atender a estos indocumentados, el Gobierno federal abrió además centros de procesamiento para familias, aunque el trato recibido por los inmigrantes en estos centros fue objeto de numerosas críticas por parte de activistas y abogados de inmigración, que lamentaron las escasas garantías judiciales que tenían estas personas.

Entre tanto, las cortes de inmigración enfrentaron su propia ola de casos de niños sin acompañante adulto y madres con menores que buscan permanecer en el país.

Portavoces de la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR), la sección del Departamento de Justicia que administra estas cortes, reconocieron que nunca habían tenido una situación de esta magnitud.

Y todo ello a pesar de que, según datos de la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR), el 71% de los niños centroamericanos que cruzaron este año la frontera sin acompañante no se han presentado en corte, aunque se ha dado el caso de niños de apenas 3 años prestaron declaración ante un juez sin asesoría legal.

Abogados de Inmigración expresaron su preocupación por estos menores que no tienen representación legal, pues, según cifras de la Asociación de Abogados de Inmigración (AILA), el 77% de menores que se presentan sin abogado ante el juez pierden el caso.


Descarga la aplicación

en google play en google play