Escúchenos en línea

Migrantes, multitudinario rostro de la desesperación

Buenos Aires. Por Alejandra Conti. Lavoz.ar. | 28 de Diciembre de 2014 a las 14:02

El año que termina estuvo signado por un fenómeno que tiene características de tragedia humanitaria: la migración de personas que huyen de guerras como las de Siria, Irak, Ucrania, Afganistán; o de la pobreza, como la que intenta llegar a Europa y Estados Unidos desde África y América latina, respectivamente.

En Italia, el Ministerio del Interior informó que desde el 1º de enero al 17 de diciembre pasado rescató del mar a 167.470 personas que intentaban llegar en lanchones a ese país desde África. Sólo el viernes se produjeron 1.300 rescates. La mayoría de quienes llegan en esas condiciones son sirios, por eso las autoridades advierten que las motivaciones de los inmigrantes son cada vez más políticas (guerras y otros conflictos bélicos) que económicas, y piden más colaboración a la Unión Europea (UE) para contener una marea que por momentos se vuelve inmanejable.

Según Acnur (la agencia de la ONU para los refugiados) la del Mediterráneo es la ruta más peligrosa del mundo para los migrantes, y este año fue utilizada por más de 200 mil personas, el triple de 2011, con la ebullición de la Primavera Árabe. Por su parte, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) calcula que tres mil personas murieron en el Mediterráneo hasta septiembre de este año, el triple de lo estimado en 2013.

Gran Bretaña está también con su sistema de control migratorio desbordado. Así lo reconoció un informe del equivalente británico al Ministerio del Interior, que comparó la situación con la de un enfermo en terapia intensiva.

Las fronteras son más permeables de lo que parecería, tratándose de una isla. Para dar una idea de esto, el diario The Guardian publica una nota en la que muestra los intentos desesperados de migrantes árabes y africanos por ingresar al país desde el puerto francés de Calais. Entre abril y julio de este año fueron detenidas 11.900 personas en esa situación, contra 11.700 durante todo 2013.

En su mayoría son varones jóvenes, pero también hay mujeres y niños entre los que intentan subirse a las cajas de camiones de carga (incluso frigoríficos) en zonas de carga de combustible o descanso y cruzar así el Canal de la Mancha.

Muchos mueren en el intento. Otros lo reintentan infinidad de veces.

Hay quienes (unos 2.500) llevan meses en “La Jungla”, como llaman al campamento en el cual el gobierno francés los confina en Calais. Se trata de un predio sin agua ni electricidad, ni construcciones; solamente carpas para malvivir por tiempo indeterminado.

Del otro lado del Atlántico

Estados Unidos deportó en 2014 a más de 400 mil inmigrantes ilegales. Al mismo tiempo, anunció nuevas medidas en materia de política inmigratoria que apuntan a legalizar a aquellos que, siendo ilegales, tienen hijos nacidos en ese país o llevan años trabajando en alguna actividad legal.

En este sentido, Barack Obama aprobó la acción ejecutiva (similar a un decreto) para compensar la falta de una reforma migratoria demorada en el Congreso por la oposición republicana.

Obama ordenó a las autoridades migratorias que se concentren en expulsar delincuentes, no a padres de familia que trabajan.

Como sucede con la lucha contra el narcotráfico que criminaliza al consumidor de marihuana y deja pasar a los grandes traficantes, la policía de migraciones de los Estados Unidos captura a individuos aislados o pequeños grupos y deja la vía libre para bandas bien organizadas que trafican desde armas hasta personas, pasando por toda mercancía imaginable.

“Nuestro sistema migratorio está roto y todo el mundo lo sabe”, dijo Obama. Como también todo el mundo sabe que la economía de Estados Unidos necesita a los inmigrantes para funcionar y muchos son los que se benefician de ellos.

La decisión de Obama surgió luego de que explotara este año el fenómeno de la migración de niños no acompañados, miles de chicos que cruzan solos la frontera entre México y Estados Unidos y que son internados en centros de recepción de los que son retirados (o no) por familiares de quienes los envían.

¿Qué atrae a los inmigrantes? Basta con ver el ranking de la OIM de los países más buscados por quienes anhelan un nuevo comienzo en 2013: Alemania, Estados Unidos, Francia, Suecia, Turquía (ahora potenciado por la guerra en Siria), Gran Bretaña, Italia, Suiza.

Además de las cuestiones objetivas, en Europa y en Estados Unidos tienen familiares y amigos, o ven la posibilidad de vivir en libertad (con todas las objeciones que se pueda a aplicar a la condición de “libre” de un inmigrante ilegal), o saben que pueden aceptar un trabajo por la mitad de lo que cobra un ciudadano estadounidense o europeo. Por malo que parezca, peor es lo que dejan atrás.


Descarga la aplicación

en google play en google play