Escúchenos en línea

California se alista para emitir licencias a inmigrantes

Los Ángeles, EEUU. Agencias. | 29 de Diciembre de 2014 a las 15:13

Mientras miles de inmigrantes sin documentos se preparan para solicitar la licencia de conducción en California a partir del 2 de enero, a otros se les pide que lo piensen dos veces.

Activistas proinmigrantes dicen que la mayoría debe recibir la licencia sin problemas, pero advierten que cualquiera que la haya obtenido anteriormente con un nombre falso o el número del Seguro Social de otra persona hable primero con un abogado.

Eso mismo se aplica a inmigrantes con orden de deportación o antecedentes penales porque las autoridades tienen acceso a la información del Departamento de Vehículos durante una investigación.

El estado de California prevé que 1.4 millones de inmigrantes soliciten la licencia en los primeros tres años. Los defensores no ven que surjan muchos problemas y dicen que California ha aprendido lecciones de otros estados con programas similares.

Pero las advertencias no buscan disuadir a los inmigrantes de pedir licencias de conducir, las que más bien les harán la vida más fácil, especialmente porque en la actualidad muchos son vulnerables a recibir multas o tener confiscado su vehículo por el solo hecho de ir a trabajar o llevar los niños a la escuela. “Para la gran mayoría de los inmigrantes, tener una licencia de manejar es una buena decisión”, dijo Alison Kamhi, abogada del Immigrant Legal Resource Center. “Al mismo tiempo, creo que es importante que la gente esté consciente de que hay cierto riesgo”.

California empezará a emitir licencias de conducir a los inmigrantes no autorizados a fin de mejorar la seguridad vial y disipar los temores de los inmigrantes al momento de llevar el volante. La magnitud del programa de California es mucho mayor a la de otros estados como Nevada, Colorado e Illinois.

Además, espera poder evitar los problemas que hubo en otras regiones, como largas esperas y alta proporción de desaprobados en la prueba de conducir, mediante la contratación de más personal, la actualización de los textos usados para practicar para el examen.

La mexicana Nancy Reyes sueña con regresar a su país para ver a la hija que dejó allí hace 10 años, pero dice que no se apresurará a acogerse a un plan federal anunciado que la protegería de la deportación y probablemente le permitiría viajar a su tierra natal.

“Nunca he pagado taxes (impuestos) y eso me da miedo”, sostiene Reyes, inmigrante de 29 años que tiene otra hija nacida en Estados Unidos y que reuniría los requisitos para acogerse a la nueva medida. “¿Me harán pagar por todos los años que no pagué? ¿Habrá multa?”, pregunta la latina.

Señala que el dinero representa un serio obstáculo para esta joven mexicana que vive en Manhattan con su segunda hija y su marido, que trabaja como jornalero, y que debe pagar 1,100 dólares mensuales de alquiler, más facturas.


Descarga la aplicación

en google play en google play