Escúchenos en línea

Denuncian el maltrato a niños migrantes

Washington. EFE. | 12 de Febrero de 2015 a las 13:17

Las condiciones y las medidas de control migratorio en los países del Triángulo Norte, México y Estados Unidos violan sistemáticamente los derechos humanos de los niños que intentan emigrar y de los hijos de padres emigrantes, según una investigación de la Universidad de California en Hastings.

El estudio elaborado durante dos años describe la situación de desamparo de los más de 20.000 niños que tan solo en 2014 fueron deportados a Guatemala, Honduras y El Salvador desde México y Estados Unidos.

El trabajo también detalla la experiencia de las decenas de miles de niños centroamericanos que han emprendido por su cuenta el peligroso viaje a Estados Unidos en los últimos meses.

"En lugar de prestar más atención a abordar la violencia y otros factores que impulsan la migración de los niños desde América Central, México y EEUU, siguen concentrándose en aumentar los controles migratorios", dijo Lisa Frydman, directora adjunta del Centro de Estudios sobre Género y Refugiados de la Universidad de California (EEUU).

Estos controles y los riesgos del trayecto no disuadieron a los más de 50.000 niños de Guatemala, Honduras y El Salvador que intentaron cruzar el territorio mexicano y llegar al otro lado de la frontera estadounidense, de acuerdo con las cifras de aprehensiones de las autoridades de inmigración de México y Estados Unidos.

Según Lisa Frydam, "Estados Unidos está exportando sus controles migratorios a México y América Central".

El estudio observa la falta de atención a las causas de la migración, como la violencia, la exclusión social y la pobreza, que se da prioridad a los controles migratorios por encima del interés de los niños, la ausencia de programas de reintegración para los niños repatriados y la falta de acuerdos y políticas regionales inspirados en los derechos humanos y el desarrollo.

En 2014, mientras las expulsiones de menores desde EEUU se redujeron considerablemente, los datos de la Secretaría de Gobernación de México muestran que las devoluciones y retornos asistidos de niños desde ese país a Guatemala, El Salvador y Honduras se duplicó.

Eso, sumado a los cerca de 30.000 niños que llegaron en el mismo período a Estados Unidos, demuestra el éxodo masivo de la infancia centroamericana.

"La protección de los niños no es una prioridad dentro de la asignación de fondos del Gobierno de Estados Unidos a la región", señaló a Efe Megan McKenna, de la organización de asistencia a la infancia KIND, que ha colaborado con un proyecto piloto de reintegración de niños repatriados en Guatemala.

Los autores del estudio, que incluyen organizaciones de la sociedad civil y académicos expertos en niñez, migración y derechos humanos, exhortan a Honduras, El Salvador, Guatemala, México y Estados Unidos a reformar sus leyes y políticas, y desarrollar una respuesta regional en los países de origen, tránsito y destino.

El presupuesto propuesto por el Departamento de Estado para 2016 incluye una estrategia de intervención en América Central dotada con mil millones de dólares para afrontar este problema.

Según algunos expertos consultados por Efe, los beneficios ilícitos que genera anualmente el tráfico de migrantes desde la región es muy superior a esa cantidad.

Mientras tanto, en consonancia con las nuevas medidas sobre inmigración, el año pasado el Departamento de Salud y Servicios Humanos reunió a más de 50.000 niños centroamericanos con familiares y allegados en Estados Unidos.

La mayoría de estos niños tienen causas de deportación pendientes ante los tribunales de inmigración por haber ingresado ilegalmente en Estados Unidos, para las que no hay suficientes abogados y que pueden tardar años en resolverse.

Las organizaciones de defensa de los inmigrantes señalan que el porcentaje de niños deportados por las autoridades de Estados Unidos ha bajado debido, en gran parte, al retraso del procesamiento de sus casos en los tribunales de inmigración, pero esta situación podría revertirse pronto.

"Sin abogados, es posible que, dentro de unos meses, miles de estos niños sean separados de sus familias y repatriados a sus países de origen después de haberse reunificado con sus padres e integrado en la cultura estadounidense", advirtió Jennifer Podkul, responsable principal del Programa de Derechos de los Migrantes y Justicia de la organización Women's Refugee Commission.


Descarga la aplicación

en google play en google play