Escúchenos en línea

Cámara de Representantes de Nuevo México aprueba ley contra las licencias a indocumentados

Nuevo México. EFE. | 13 de Febrero de 2015 a las 14:59

El pleno de la Cámara de Representantes de Nuevo México aprobó un proyecto de ley que pretende derogar en la Legislatura estatal una ley que desde 2003 otorga licencias de conducir a inmigrantes indocumentados.

Tras un debate de más de tres horas, la medida fue aprobada con 39 votos a favor y 29 en contra.

"Esta propuesta está muy mal pensada, quieren eliminar una ley que está funcionando no solo para la comunidad inmigrante sino para toda la sociedad en Nuevo México", declaró a Efe el legislador estatal, el demócrata Javier Martínez.

La propuesta republicana HB39, impulsada por los legisladores estatales Paul Pacheco y Bill Rehm, pretende eliminar una ley estatal aprobada en el 2003 por el entonces gobernador, Bill Richardson, y que otorga licencias de conducir a cualquier persona que vive en el estado sin importar su estatus migratorio.

La ley no revocaría las licencias ya otorgadas, pero si negaría este documento a futuros inmigrantes “sin papeles” que las soliciten y negaría el derecho de renovarlas a todos aquellos que las tengan una vez que expiren y que no hayan regulado aun su estatus migratorio.

"Esta ley ha hecho nuestras calles más seguras, pero solo por razones políticas del Partido Republicano y de la gobernadora Susana Martínez se quiera eliminar", aseveró el legislador estatal.

El demócrata calificó de "absurdo" el hecho que Nuevo México, un estado "pionero" a nivel nacional en dar licencias de conducir a inmigrantes indocumentados, esté tratando ahora de eliminarlas, mientras que otros estados en el país están comenzando a otorgar este documento a sus indocumentados como sucede en California.

Marcela Díaz, directora ejecutiva de la organización Somos un Pueblo Unido, de Santa Fe, dijo a Efe que miles de niños en Nuevo México serán afectados directamente ya que por lo menos uno de sus padres es inmigrante.

Martínez, al igual que otros legisladores, asegura no estar convencido de los argumentos expresados por la mandataria republicana quien asegura que los votantes en Nuevo México quieren que sea eliminada esta legislación y que tampoco cree en las acusaciones de fraude.

"Es una falsedad, yo he hablado con mis colegas tanto republicanos como demócratas, (pero) ella se basa en una encuesta hecha por un periódico bastante conservador en Nuevo México y que ya se ha comprobado que no fue bien hecha", dijo el demócrata.

Durante el debate, Pacheco defendió su propuesta indicando que esta no afectaría a los inmigrantes que en el futuro podrían ser beneficiados por la orden ejecutiva del presidente Barack Obama.

Desde que asumiera el cargo de gobernadora en enero de 2011, Martínez ha tratado sin éxito de eliminar esta legislación en cinco diferentes ocasiones.

El pasado 20 de enero, durante su informe presentado ante la Legislatura estatal, la mandataria republicana reiteró sus intenciones de terminar con esta legislación durante la presente sesión legislativa, pues, argumenta, que esta ley facilita los fraudes de identidad.

A pesar de sus anteriores fracasos, esta vez la gobernadora cuenta con la ventaja de que por primera vez en sesenta años la Cámara de Representantes en Nuevo México está dominada por el Partido Republicano, aunque el Senado sigue en manos de los demócratas.

Ante la aprobación de la ley varios indocumentados demostraron su preocupación. Rosa Fuentes, una inmigrante indocumentada de origen mexicano y madre de tres hijos ciudadanos estadounidenses manifestó a Efe tener una gran preocupación debido al peligro que "corre" de perder su licencia de conducir.

Fuentes debe conducir todos los días para ir a su trabajo, llevar a sus hijos a la escuela o para comprar alimentos.

"Nada está cerca del lugar donde vivimos, si nos quitan las licencias tendremos que seguir manejando arriesgándonos a ser detenidos por la policía", aseguró.

La propuesta pasa ahora a consideración del Senado estatal, donde activistas y defensores de los derechos de los inmigrantes tienen esperanzas que sea frenada.

Sus propulsores aseguran que servirá para que el estado de Nuevo México cumpla con los requisitos establecidos por el Acta de Real ID aprobada por el Gobierno Federal pero todavía no entró en vigor.

El Real ID, que está programada a entrar en vigor en el 2020, requiere que todos los estados verifiquen el estatus migratorio de los solicitantes.


Descarga la aplicación

en google play en google play