Escúchenos en línea

Ministro griego dice sintió vergüenza al visitar centro de inmigrantes

Atenas. EFE. | 15 de Febrero de 2015 a las 14:44

El ministro adjunto para la Protección Ciudadana, Yanis Panusis, afirmó el domingo que sintió "vergüenza" al visitar este sábado el centro de detención de inmigrantes de Amygdaleza, cerca de Atenas.

"Fui a expresar mi dolor, pero lo que vi que me da vergüenza. Sabía que existía, pero no lo había visto todavía. Es el peor racismo que se puede ver", dijo hoy Panusis en declaraciones a la emisora de radio "Atenas 9.84".

Panusis fue a visitar el centro de detención tras el suicidio el viernes por la noche de un paquistaní, de 28 años, quien se colgó en uno de los contenedores utilizado como albergue.

"Ya he ordenado que mañana mismo se aprovisione (a los retenidos) con medicamentos, ropa, mejor comida y en general todo lo que tiene que ver con la salud y la higiene", dijo Panusis.

El responsable de Protección Ciudadana afirmó que mañana habrá una primera reunión para analizar la conversión de estos centros de detención en centros de acogida abiertos.

Panusis explicó que se necesitará tiempo hasta llevar a cabo este proyecto, pero prometió que mientras tanto se buscarán soluciones transitorias.

Con respecto a los temores de que centros abiertos puedan elevar la delincuencia, Panusis recalcó que los inmigrantes que se encuentran en esos centros "no son criminales, ni presos, simplemente han entrado ilegalmente en el país".

"Tenemos que ver qué pasa con las deportaciones, hay que analizar el problema en su totalidad. Nos dijo el encargado de Amygdaleza que ha reubicado a 70 inmigrantes pero que están llegando otros 700 de las islas. Es, por lo tanto, un tema que debemos discutir en Europa", dijo.

Durante su visita ayer al centro, Panusis afirmó que las condiciones de detención de los indocumentados son "increíbles", aunque aclaró que no es un problema de la actitud de la policía, que actuó "correctamente", sino de haber creado este tipo de centros.

"No es la imagen de un país europeo y de un país que respete a los seres humanos", dijo durante la visita, y subrayó que los centros de detención serían reemplazados por "centros de acogida abiertos" que ofrezcan condiciones decentes.

El centro de Amygdaleza, pero también otros de características similares, ha sido repetidamente escenario de suicidios y de huelgas de hambre de indocumentados en protesta contra las condiciones de su detención.

Una normativa aprobada por el Gobierno anterior a principios del año pasado permitió prolongar el tiempo de detención de manera indefinida mientras el interno no firmara un documento en el que se comprometiera a salir del país voluntariamente.

De este modo, se eliminaron en Grecia los límites al periodo de detención, que la Unión Europea fija en un máximo de 18 meses.

Alexandros Konstantinou, abogado del Consejo Griego para los Refugiados, explicó hace unos meses a Efe que el centro de Amygdaleza tiene capacidad para 2.000 adultos y 45 niños, aunque el espacio de que disponen "está muy por debajo de lo que dicta el Consejo de Europa, que exige un mínimo de 3 metros cuadrados por detenido, sin contar el espacio que ocupa la cama".

En Amygdaleza las celdas son de 9 metros cuadrados, pero las comparten cuatro personas.


Descarga la aplicación

en google play en google play