Escúchenos en línea

Mandan a la cárcel al dueño de un hotel que reemplazaba a trabajadores con inmigrantes

Kansas City. Agencias. | 10 de Marzo de 2015 a las 16:35

Después que una pareja que residía en un suburbio de Kansas City compró dos hoteles de la cadena Clarion, reemplazó sistemáticamente a los trabajadores con residencia legal por inmigrantes sin autorización para trabajar en Estados Unidos, con lo que redujo en un 40% sus costos de mano de obra, pero se metieron en problemas.

Los trabajadores sin status legal no sólo recibieron pagas más bajas sino que los propietarios de los hoteles, uno en Overland Park, Kansas, el otro en Kansas City, Missouri, tampoco pagaron contribuciones a la Seguridad Social. No pagaron la compensación del trabajador, seguro por desempleo y otros beneficios para el empleado, y tampoco retuvieron impuestos federales o estatales a los trabajadores, de acuerdo con documentos de la corte.

El dueño del hotel, Munir Ahmad Chaudary, recibirá sentencia el lunes en un caso que muestra cómo el Departamento de Justicia ha cambiado su enfoque, de incursiones en sitios donde laboran trabajadores sin autorización a perseguir a empleadores que a sabiendas emplean a personas sin residencia legal en Estados Unidos y al hacerlo logran una ventaja competitiva injusta.

El fiscal de distrito Barry Grissom informó que el caso debería "servir como alarma" sobre las consecuencias que puede acarrear ese tipo de conducta. Los empleadores no sólo perderán su propiedad sino su libertad.

Dijeron que en su momento el juicio comenzaría en julio pero la pareja de declaró culpable de asociación ilícita para impulsar a inmigrantes a residir sin autorización en Estados Unidos. Rhonda R. Bridge fue sentenciada a 21 meses de prisión el mes pasado. El gobierno pidió una condena de 27 meses para Chaudary en su audiencia en la corte de distrito de Kansas City, Missouri.

Por su lado, el gobierno incautó los hoteles, que tenían un valor calculado de entre 5 y 6 millones de dólares en total, junto con sus cuentas bancarias, de acuerdo con las leyes correspondientes.

Branden Bell, El defensor de los acusados, solicitó al tribunal que no envíe a la cárcel a Chaudary ya que el inmigrante paquistaní es, de acuerdo con los documentos que presentó ante la corte el jueves, "un trabajador incansable pero un jefe terrible".

"Vino a Estados Unidos con mucha ambición y poco dinero y pudo labrarse una vida", escribió Bell. "Creó pequeños negocios con nada más que su sudor. Pasó de ser propietario de una pequeña pizzería a tener dos hoteles. Esos negocios eran el trabajo de su vida, la empresa a la que dedicó su corazón y su trabajo. Ahora se han ido, ya no tiene nada", sostuvo.


Descarga la aplicación

en google play en google play