Escúchenos en línea

Cuatro latinos atrapados en mina de Utah

Agencia EFE. Desde Salt Lake City, Utah. | 7 de Agosto de 2007 a las 00:00
Hasta tres días podrían pasar antes que los familiares y amigos de los cuatro trabajadores latinos atrapados en una mina de Utah conozcan si éstos sobrevivieron al accidente ocurrido en la madrugada de ayer al norte de este estado. Guillermo Hernández se acercó hoy al centro de información en el poblado de Huntington, cerca de la Mina Genwal (de carbón), para solicitar información sobre su sobrino, un joven de 23 años de quien no se tienen noticias desde que se produjo el derrumbe que atrapó a los mineros a unos 500 metros de profundidad. "No sé, pero creo que él está bien. Siento que él está bien, pero yo estoy triste", comentó Hernández a los numerosos periodistas reunidos en el área. Por su parte, Rogelio Bustillos está desde este lunes por la mañana esperando que se le informe sobre su primo, uno de los mineros afectados por el accidente. Bustillos acudió al centro de información acompañado por su hija, Yeraldy, de 6 años, y por Apolonia Sánchez, de 13 años, Ariana Sánchez, 16, hijas del minero atrapado. Cassi Gomez se reunió en el mismo centro con las otras familias latinas para comentar los esfuerzos de su esposo, uno de los miembros del equipo de rescate que infructuosamente intentó llegar a los mineros en un incesante esfuerzo este lunes y hasta el martes por la mañana. En rueda de prensa, Robert Murray, presidente de Murray Energy, la empresa dueña de la mina, confirmó hoy que "el intento inicial de rescate ha fracasado" e indicó que "pasarán varios días antes de que los rescatistas puedan llegar hasta los seis mineros atrapados". El problema, puntualizó Murray, se debe a que se acumularon más escombros de lo que en un primer momento se había calculado, y además se seguían produciendo derrumbes dentro de los corredores de la mina. Desde esta mañana los esfuerzos de rescate están a cargo de la Administración de Seguridad y Salud en Minas (MSHA, en inglés), una agencia federal que cuenta con equipo apropiado para este tipo de operaciones, y un grupo de 22 rescatistas especializados. Según Dirk Fillpot, portavoz de MSHA, el área en la que estaban trabajando los mineros atrapados se encuentra a casi 6,5 kilómetros de la entrada de la mina. Debido a que varios de los obreros son de origen mexicano, el Cónsul General de México en Utah, Salvador Jiménez, está desde este lunes en Huntington para colaborar tanto en la difusión de información como para prestar apoyo y servicios a las familias afectadas.

Descarga la aplicación

en google play en google play