Escúchenos en línea

Sigue guerra contra inmigrantes en Virginia

Agencia EFE. Desde Washington. | 7 de Agosto de 2007 a las 00:00
El grupo anti-inmigrante "Help Save Manassas" pidió el martes a las autoridades locales de Prince William (Virginia) que impidan que la Comisión de Derechos Humanos revise una reciente resolución contra los indocumentados porque "no tiene la base legal para hacerlo". "La Comisión de Derechos Humanos del condado no tiene la base legal para organizar estas audiencias", dijo a Efe el presidente de la organización, Greg Letiecq, con respecto a las díez reuniones establecidas por dicha comisión para revisar el citado texto legal. "No tiene la autoridad para revisar una resolución aprobada por la Junta de Supervisores, eso sólo podría hacerse en un Tribunal", añadió. Letiecq, que consideró "ridícula" la revisión, explicó que si las autoridades del condado "creen que necesitan algún tipo de guía" es necesario que establezcan de manera clara y concreta el objetivo de las audiencias y que pidan la autorización legal para organizarlas. "Les hemos preguntado en varias ocasiones ¿cuál es el objetivo de estas reuniones? pero no nos lo han dicho", explicó el presidente de la organización. Según Letiecq, tras mucho insistir, la presidenta de la comisión Phyllis Aggrey, les dijo que habían empezado a revisar la resolución a petición de la Ejecutiva del condado. Por eso, la organización envió una carta la semana pasada al presidente ejecutivo del condado, Craig Gerhart, en la que le pedía que si quería que la comisión revisara el texto, debería dotarla de base legal y concretar sus objetivos. "En caso de que "Help Save Manassas" no reciba una respuesta en los próximos catorce días desde la emisión de esta queja, tenemos intenciones de poner en marcha un proceso legal contra la Comisión de Derechos Humanos y el condado de Prince William antes estos procedimientos ilícitos", advertía la carta. Por su parte, Gerhart no quiso desvelar si paralizaría las reuniones y aseguró que lo primero que va a hacer es contestar a la carta. La presidenta de la Comisión dijo hoy en declaraciones al diario "The Washington Times" que su objetivo "es educativo, porque varias personas les contactaron preocupados por la aprobación unánime de la resolución". "Los testimonios pedidos hasta ahora no les educan para nada. Está claro que hay un objetivo diferente que no quieren revelar. Y si vamos a gastar los impuestos en esto tienen que explicar qué quieren", rebatió Letiecq. El presidente de la organización consideró que con acciones como ésta, la Comisión ha puesto en peligro "su credibilidad" como entidad protectora de los derechos civiles de los habitantes del condado Prince William. "Mi mayor preocupación es esto perjudica su credibilidad (la de la comisión), y ¿qué pasa si todo el mundo acaba pensando que lo que hacen no es serio?. Sería horrible", consideró. "Para evitar que eso ocurra tienen que realizar un estricto cumplimiento de la ley y permanecer centrados en sus tareas y su propósito de velar contra la discriminación ilícita", añadió. Letiecq confesó su decepción porque sólo fueron invitados a comparecer ante la Comisión tras quejarse, a pesar de que ésta había establecido que contaría con testimonios a favor y en contra de la resolución. "Su objetivo no está claro pero al final y sea cual sea su decisión no pueden hacer nada legalmente, como máximo pueden escribir un informe", concluyó. El pasado 10 de julio la Junta de Supervisores del condado de Prince William aprobó una resolución que autoriza y exige a "funcionarios, agencias y personal" del condado a verificar el estatus migratorio de cualquier persona sobre la que exista una sospecha razonable de que es un inmigrante indocumentado.

Descarga la aplicación

en google play en google play