Escúchenos en línea

Bush se queja que los congresistas no le ayudan a luchar contra los ilegales

LaVoz.com. Desde Washington. | 10 de Agosto de 2007 a las 00:00
La lucha contra la inmigración ilegal tendrá que seguir adelante sin la ayuda del Congreso, dijo el viernes el gobierno de George W. Bush, afirmando que para el poder ejecutivo es mejor actuar solo que no hacer nada. Dos secretarios del gabinete –los encargados de seguridad interna Michael Chertoff y de comercio Carlos Gutiérrez– dijeron confiar en tener nuevas herramientas para combatir la inmigración ilegal antes de movilizarse para lidiar con el problema. Pero el Congreso no logró ponerse de acuerdo con una legislación amplia. Los funcionarios dijeron que dependerán en cambio de herramientas de las que ya disponen, incluyendo un plan de sancionar a los empleadores que contraten a inmigrantes ilegales. En una conferencia de prensa conjunta, Chertoff y Gutiérrez responsabilizaron al Congreso por cualquier consecuencia que puedan sufrir los empleadores como resultado de la nueva movilización. "Nuestra esperanza es que elementos clave del proyecto del Senado vean la luz algún día, pero hasta que el Congreso decida actuar vamos a tomar algunas medidas enérgicas por cuenta propia", afirmó Chertoff. Las medidas "afianzarán significativamente nuestra posición". La Casa Blanca enfatizó que esas medidas constituyen todo lo que puede hacer según las leyes existentes, las mismas que el presidente Bush ha calificado reiteradamente de inaceptables. Aunque el Congreso no ha atacado nuestro fallido sistema de inmigración aprobando una legislación de reformas amplias, mi gobierno seguirá tomando toda medida posible para proseguir a partir de los progresos ya alcanzados", dijo Bush. La portavoz presidencial Dana Perino dijo que Bush ha usado su autoridad ejecutiva en el pasado como el fortalecimiento de la tarea policial fronteriza. "Vamos hasta donde es posible ir sin la acción del Congreso", agregó.

Descarga la aplicación

en google play en google play