Escúchenos en línea

En México, creen que agente de EEUU asesinó sin razón a inmigrante

LaVoz.com. Desde Ciudad de México. | 13 de Agosto de 2007 a las 00:00
La fiscalía del estado de Chihuahua, en el norte de México, concluyó que "no existió razón fundada" para que un agente estadounidense de la Patrulla Fronteriza matara a tiros a un inmigrante mexicano hace cinco días en la frontera entre ambos países. El gobernador de Chihuahua, José Reyes, se mostró hoy "preocupado" con las evidencias periciales que ha recogido la Procuraduría (Fiscalía) de Justicia del Estado, las cuales apuntan que no existe justificación para la muerte de José Alejandro Ortiz, de 23 años. Ortiz falleció el pasado 8 de agosto a consecuencia de los disparos hechos por un agente de la Patrulla Fronteriza estadounidense, en la zona de El Paso, en Texas, que colinda con Ciudad Juárez, localidad del estado mexicano de Chihuahua. Reyes precisó que en el lugar de los hechos no había "ninguna arma, ni punzocortante, ni arma blanca, ni absolutamente nada que motivara o justificara la agresión y los disparos por parte de este agente", si bien las autoridades estadounidenses argumentan que el inmigrante amenazó al policía con una piedra. Estos hechos motivaron en su momento una protesta formal de la Cancillería mexicana, la cual exigió que se investigue y castigue la muerte del inmigrante mexicano, y criticó "el uso desproporcionado de la fuerza" de los agentes estadounidenses contra "personas que no representan una amenaza". Para el gobernador chihuahuense "hay elementos suficientes" para que el gobierno mexicano exija al estadounidense "una sanción ejemplar". "En caso de haber impunidad, esta va a ser una invitación para que otros agentes realicen actos delictivos como este", advirtió el gobernante local. Reyes sostuvo que se trató de "un acto de barbarie, que debe motivar toda la acción política, jurídica por parte del Estado Mexicano en contra del agente", para así inhibir comportamientos similares en "personas que tienen profundamente arraigado el elemento de discriminación y de racismo". En definitiva no hay evidencias que lleven a pensar "que este muchacho tuvo a su alcance algún elemento para agredir a quien disparó en contra de él", señaló. Reyes consideró que incluso si el inmigrante llegó a lanzar una piedra contra el agente estadounidense la respuesta del policía fue "irracional", aunque insistió que en el lugar del asesinato no se encontraron rocas, razón por la cual se le debe "privar de la libertad" al integrante de la Patrulla Fronteriza. "Debe mandarse un claro mensaje de que no se va a permitir la impunidad cuando se cometen actos de este nivel de monstruosidad, es un exceso a todas luces", concluyó. Las causas más comunes de deceso en la frontera son la deshidratación o la picadura de animales venenosos en el desierto, ahogamiento en el Río Bravo, ataques de asaltantes o los disparos de agentes fronterizos.

Descarga la aplicación

en google play en google play