Escúchenos en línea

Autorizan a hijos de ilegales recibir descuentos en universidades de Colorado

Agencia EFE. Desde Denver, Colorado. | 14 de Agosto de 2007 a las 00:00
El fiscal general de Colorado, John Suthers, dijo el martes que los alumnos nacidos en EEUU o que residen legalmente en el país pueden recibir descuentos en los aranceles universitarios, sin importar si sus padres son inmigrantes indocumentados. Suthers dio a conocer la postura oficial del gobierno de Colorado tras investigar el tema a petición de David Skaggs, director del Departamento de Educación Superior de Colorado. Skaggs había detectado que distintas interpretaciones de leyes aprobadas hace más de 40 años y leyes de 2006 hacían que algunas universidades otorgasen descuentos arancelarios a todos los estudiantes que calificasen para ese beneficio, sin tener en cuenta la situación migratoria de los padres, mientras que otros centros de estudios terciarios negaban ese beneficio. Por ejemplo, mientras que la Universidad de Colorado en Boulder daba los descuentos, el Colegio Estatal Metropolitano de Denver no lo hacía. En una carta enviada por Suthers a Skaggs, el fiscal de Colorado indicó que las personas nacidas en los Estados Unidos o que residen legalmente en el país, y que además puedan demostrar que han vivido en Colorado por lo menos durante un año, son elegibles para recibir un descuento en la colegiatura si estudian en universidades públicas de Colorado, aunque sus padres no estén legalmente en el país. "Debido a que es el estudiante, y no los padres, quien es el beneficiario legal del arancel universitario reducido, el hecho que los padres estén en el país ilegalmente no prohíbe que el estudiante reciba ese beneficio", expresó Suthers. La confusión surgió porque una ley de 1963 indica que para verificar que un alumno haya establecido su domicilio en Colorado (y, por ende, califique para los descuentos universitarios), los funcionarios deben revisar el domicilio de los padres del estudiante. Pero esa ley no contempla el caso de padres indocumentados. Por otro lado, la ley HB06S-1023 prohíbe el uso de fondos públicos para programas de ayuda para indocumentados, por lo cual varias universidades argumentaron que si los padres pagan la universidad de los hijos, los padres están recibiendo el beneficio del descuento, y, sin son padres indocumentados, ese descuento no les corresponde. Otro problema era la situación de estudiantes nacidos en EE.UU. y mayores de 18 años pero menores de 23 años que aún viven en la casa de sus padres y que figuran en la declaración de impuestos de sus padres, pero con padres indocumentados. Según Suthers, si el estudiante prueba que nació o que está legalmente en el país, y si además cumple con los otros requisitos para recibir el descuento universitario, "las actuales leyes estatales y federales permiten que se les dé ese beneficio, aunque sus padres o guardianes sean extranjeros indocumentados".

Descarga la aplicación

en google play en google play