Escúchenos en línea

Avanza el español y también el deseo de imponer el inglés como idioma oficial

MiPunto.com. Desde Washington. | 15 de Agosto de 2007 a las 00:00
El avance del castellano es patente en Estados Unidos, y no solo el gobierno federal toma medidas para defender el inglés: también las comunidades buscan enfrentar este cambio mediante ordenanzas, criticadas por grupos proinmigrantes y que algunos expertos consideran un exhorto a una reforma de las leyes migratorias. De la mano de casi 45 millones de hispanos que residen en Estados Unidos según cifras oficiales, la fisonomía de barrios, centros comerciales y también la oferta de servicios -casi todas las compañías de servicios públicos ofrecen la opción "español" a sus clientes- ha ido cambiando a lo largo y ancho del país. Con 44,3 millones de personas al primero de julio de 2006 y un crecimiento poblacional que supera la media de Estados Unidos, los hispanos siguen siendo la minoría más numerosa, según el último informe de la Oficina del Censo estadounidense divulgado en mayo. La misma repartición informó la semana pasada que uno de cada 10 condados -las 3.141 circunscripciones en las que se subdividen los estados- está poblado mayoritariamente por una minoría. Entre ellos, Los Angeles, en California (suroeste) tenía la mayor cantidad de población de origen hispano (4,7 millones de personas) en 2006, mientras que Starr, en el estado sureño de Texas, mostraba la mayor proporción de hispanos entre sus pobladores: 97%. El presidente George W. Bush ha señalado una y otra vez que es necesario que los inmigrantes aprendan inglés como mecanismo de asimilación cultural. Su gobierno presentó la semana pasada un paquete de nuevas medidas para controlar la inmigración ilegal mediante las leyes ya existentes, dejando en evidencia la falta de acción del Congreso que en junio, ante la oposición de los sectores republicanos más conservadores y algunos demócratas, fracasó en lograr un acuerdo para una reforma migratoria. Además de medidas de seguridad fronteriza y controles adicionales de identidad en los lugares de trabajo, el programa oficial incluye un apartado de "asimilación", que anuncia que el Departamento de Educación lanzará un sitio de internet gratuito "para ayudar a los inmigrantes a aprender inglés". "El conocimiento del inglés es el más importante componente de la asimilación", reza el documento distribuido por la Casa Blanca. Según una base de datos de la coalición proinmigrante Movimiento por una Reforma Migratoria Justa (FIRM por sus siglas en inglés), algunas comunas, como la pequeña localidad de Herndon, en el estado de Virginia (noreste), han adoptado medidas para priorizar el inglés. Otras como la ciudad de Farmers Branch, en Texas, anuncian en sus sitios web que han adoptado el inglés como lengua oficial o única, algo que reduce de hecho la posibilidad de acceder a documentos y servicios en otra lengua. "Los recientes movimientos para aprobar políticas locales o estatales de 'solo inglés' o 'inglés oficial' no constituyen un fenómeno nuevo", dijo a la AFP el profesor Christopher Rudolph, de la escuela de Servicio Internacional de la American University en Washington. Desde que las leyes migratorias cambiaron en 1965 "estas medidas han aparecido como un tipo de políticas simbólicas iniciadas por aquellos que buscan reducir el volumen de inmigración. También son defendidas por quienes sienten que los 'nuevos' inmigrantes no tienen tanta voluntad de asimilarse como inmigrantes anteriores (aunque investigaciones han sugerido que esto no es así)", añadió en una respuesta vía e-mail. "Lo que está pasando es que comunidades locales pueden estar insatisfechas con los cambios demográficos asociados a la inmigración, están frustradas porque el gobierno federal no da respuestas, y buscan tomar el asunto en manos propias", estimó Rudolph, experto en inmigración internacional y conflictos étnicos. Por razones constitucionales, "políticas esencialmente simbólicas como las medidas de 'solo inglés' se convierten en una de las pocas opciones a su disposición que permite (a las comunidades) 'enviar un mensaje' al mismo tiempo a los inmigrantes y al gobierno federal", concluyó. Analistas, fuentes cercanas a legisladores en Washington e incluso miembros de organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes, admiten que es muy difícil que una reforma migratoria se discuta antes de las elecciones presidenciales de noviembre de 2008.

Descarga la aplicación

en google play en google play