Escúchenos en línea

Ciudad de Herndon no empleará indocumentados

Agencia EFE. Desde Washington. | 16 de Agosto de 2007 a las 00:00
La ciudad de Herndon, en Virginia, votó a favor de mantener en funcionamiento su centro de trabajo de jornaleros, aunque a partir de ahora se pretende que deje de emplear a inmigrantes indocumentados. Tras una audiencia pública celebrada anoche, las autoridades civiles de esta ciudad al oeste del condado de Fairfax, decidieron mantener el centro abierto pero a condición de que cambie el grupo que lo regenta y se verifique el estatus migratorio de los trabajadores antes de emplearlos. Grupos a favor y en contra del complejo dieron un testimonio que ayudó a la Junta municipal de Herndon a decidir sobre el futuro de lo que un día fue la solución al aparcamiento abarrotado de inmigrantes en busca de trabajo cada día. Las posibilidades que se barajaban en la audiencia eran tres: mantener el centro abierto sin cambios, dejarlo en funcionamiento pero bajo el control de otro grupo distinto al que lo regentaba hasta la fecha y que verificara el estatus migratorio de sus usuarios, o cerrarlo definitivamente. Finalmente, y por 6 votos a 1, la Junta municipal de Herndon decidió que el grupo actualmente al frente del centro, Project Hope and Harmony -asociación sin ánimo de lucro perteneciente al grupo Reston Interfaith- siga al frente del mismo hasta que se encuentre su relevo. "Por un lado estamos contentos por la decisión tomada ayer porque se ha reconocido nuestro trabajo y porque se nos ha permitido seguir al frente del centro hasta que encuentren otro operador", dijo a Efe Bill Threlkeld, director de Project Hope and Harmony. "Por otro lado estamos muy decepcionados de no poder seguir regentándolo, pero no podemos hacerlo bajo la condición de comprobar el estatus migratorio de los trabajadores porque ese no es nuestro trabajo", añadió. Todavía no está claro quien se encargará de las instalaciones a partir de ahora pero los oficiales de Herndon barajan varias posibilidades, como la de un operador privado o la de hacerse ellos mismos cargo del centro. El centro de trabajo jornalero ha estado rodeado de polémica desde su apertura en diciembre de 2005, pero especialmente ahora tras el fracaso de la reforma de inmigración, el debate migratorio está en boca de todo el mundo en la zona. A pesar de que el centro proporciona trabajo diariamente y durante toda la semana a cerca de 125 trabajadores, son muchos los residentes de Herndon que se oponen al mismo. Estos opositores mantienen que los indocumentados se hacen cargo de trabajos que pueden ser para residentes legales en la comunidad y que el centro se ha convertido en un refugio para esos inmigrantes, financiado con el dinero de sus impuestos. Aprobado por la Junta Municipal de Herndon, el centro estaba financiado en parte por el condado de Fairfax, que aportaba 175.000 dólares al año para el funcionamiento del mismo. Sin embargo, tras la victoria electoral el año pasado de un alcalde que se declaraba públicamente en contra del centro y que utilizó su posible cierre como promesa electoral, el condado anunció recientemente que retirará los fondos del centro. Tras el anuncio, el alcalde de Herndon, Stephen J. DeBenedittis, escribió una carta a los oficiales del condado para pedirles que no retiraran la subvención, pero aún no se ha establecido ninguna negociación oficial en la agenda y la decisión será efectiva a partir del 6 de septiembre, dijo Threlkeld. Al parecer, DeBenedittis se dio cuenta de que, en caso de retirarse la financiación y si finalmente el centro se cerraba, tendría que volver a solucionar el problema de los inmigrantes agolpados en un aparcamiento, cuestión que la puesta en marcha del centro había paliado. Además, según Threlkeld, la única posibilidad de que Project Hope and Harmony se siga haciendo cargo del centro a partir del 15 de septiembre, fecha en la que finaliza su contrato, es a través de esa financiación. En el centro, donde se sortea cada día para quién trabajará cada uno de los inmigrantes en busca de empleo -hispanos en su mayoría - se ofrecen además clases diarias de inglés y varios grupos de caridad distribuyen comida y ropa. "Hay gente que habla de que la caridad no puede estar por encima de la ley", apuntó Threlkeld. "Sin embargo lo que hacemos nosotros no es caridad sino un servicio a la comunidad y aunque no podamos estar al frente del centro, seguiremos sirviéndola y ayudándola hasta donde se nos permita", concluyó. Inmigrantes detenidos anuncian huelga de hambre en California Los Angeles, 16 ago (EFE)- Inmigrantes recluidos en el Centro de Detenciones de San Pedro anunciaron hoy el inicio de una huelga de hambre para protestar por el supuesto maltrato que reciben y las malas condiciones en que los tienen, incluida la atención médica. En el centro, en el complejo portuario de Long Beach-Los Ángeles, administrado por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) se encuentran detenidos alrededor de 500 inmigrantes indocumentados, de acuerdo con informaciones suministradas por la organización activista Homies Unidos, que anunció la huelga. En un comunicado, Virginia Kice, portavoz del ICE, aseguró que toda las instalaciones de detención, incluida la de San Pedro, ofrecen condiciones seguras y humanitarias para los detenidos, y son inspeccionadas periódicamente. El comunicado no hace referencia a la huelga de hambre. Según Homies Unidos, los detenidos en San Pedro, se encuentran hacinados por lo que algunos no tienen cama para dormir y ni siquiera una silla para descansar. La organización igualmente denunció negligencia en la atención médica que reciben los detenidos. La huelga de hambre se agrega a varias protestas realizadas esta semana en Los Ángeles. El miércoles activistas de la Coalición 25 de marzo organizaron una protesta frente al Centro de Detención de Inmigración, en el centro de Los Angeles, durante la cual en un acto -según manifestaron- de desobediencia civil, se hicieron arrestar 11 personas, que pedían un alto a las redadas contra los indocumentados. El lunes, miembros de Homies Unidos, realizaron otra protesta frente al centro de detención localizado en Terminal Island, donde hoy se declaró la huelga de hambre. Los activistas han anunciado una marcha el sábado en el centro de Los Ángeles y una vigilia la próxima semana en San Pedro.

Descarga la aplicación

en google play en google play