Escúchenos en línea

Costa Rica cambia plan de seguridad en el país

LaVoz.com. Desde San José. | 16 de Agosto de 2007 a las 00:00
Costa Rica dará un giro en algunas de sus políticas de seguridad ciudadana para brindar mayor énfasis a la prevención sobre la represión en temas como las pandillas juveniles, explicó la vicepresidenta y ministra de Justicia, Laura Chinchilla. La ministra reconoció en rueda de prensa el jueves que Costa Rica se ha convertido en un país con miedo, debido a un incremento en la tasa de criminalidad de un 121% entre 1990 y el 2005 y estadísticas que muestran, por ejemplo, como un 72% de los costarricenses tienen temor de ser asaltados mientras caminan. Las soluciones hasta ahora se han enfocado en incrementar las penas de prisión --como la máxima de 25 a 50 años--, tipificar nuevos delitos y aumentar la población penal. Sin embargo, la situación no ha mejorado, aseguró Chinchilla, por lo que hemos decidido ser más duros con las causas de la violencia a través de la prevención con una unificación de programas ya existentes y la creación de otros, uno de los más importantes es con pandillas juveniles. La ministra dio a conocer datos de un estudio elaborado para el ministerio donde se reseña la existencia de unas 25 pandillas con alrededor de 350 miembros, algunas de ellas relacionadas además a las llamadas barras de equipos de fútbol. La incorporación a una pandilla tiene relación directa con factores de exclusión social. La mayoría ingresa cuando tienen entre 13 y 15 de edad y apenas un 27% de esos jóvenes termina la secundaria, detalló Chinchilla al resaltar que un 62% de los hogares de pandilleros están a cargo de la madre. Los riesgos aumentan en zonas con elevados índices de consumo de drogas. Un 40% de los jóvenes en pandillas consumen drogas, pero un 80% admitió que ya consumía antes de entrar al grupo, agregó. Uno de los planes dirigido a jóvenes pandilleros se denomina Puentes de luz, donde se buscará atacar la deserción escolar y la ausencia de ofertas laborales, además de incrementar opciones deportivas y recreativas en comunidades específicas. La ministra destacó que la iniciativa como un todo se puso en marcha como proyecto piloto en la comunidad costera de Quepos, sobre el litoral del Pacífico, con un éxito demostrado por una disminución de la tasa de delitos contra turistas de un 25% en el primer semestre del año en comparación al mismo periodo del 2006. Estamos a tiempo de revertir muchas situaciones, sobre todo el paso que se podría dar de pandillas a maras, ya que los jóvenes en Costa Rica aún no están vinculados al crimen organizado, como sí sucede en Guatemala y El Salvador, agregó.

Descarga la aplicación

en google play en google play