Escúchenos en línea

Ombusman mexicano denuncia pasividad del gobierno en el maltrato a mujeres emigrantes centroamericanas

None | 24 de Julio de 2006 a las 00:00
El gobierno de México actúa con pasividad e inadmisible indiferencia ante las violaciones sexuales que sufren en la zona fronteriza con Estados Unidos miles de mujeres emigrantes, denunció hoy la oficina del ombudsman. La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), órgano público y descentralizado que preside José Luis Soberanes, urgió "al Gobierno federal a emprender acciones tendentes a atender los casos de mujeres", víctimas de una creciente violencia sexual. Esa oficina se basa en datos de la Patrulla Fronteriza de EU, que señalan que cada día cruzan unas 450 mujeres de México hacia ese país. Este flujo se intensificó en 2004 y 2005 hasta llegar a 340.000 mujeres en esos dos años. La CNDH ha recibido informes de Organizaciones No Gubernamentales (ONG) de ambos lados de la frontera que apuntan a que en los últimos dos años ha habido además un aumento de las agresiones sexuales a mujeres, que el organismo no cuantifica. El organismo recordó en un comunicado que la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, adoptada en 1994 en Brasil y a la que México se adhirió en 1998, permite "responsabilizar a un Gobierno por actos privados de violencia cuando sus funcionarios hayan omitido actuar con la debida diligencia". Además critica la Ley General de Población mexicana, que considera "delito" la entrada de indocumentados al país. Según Soberanes, esta normativa hace susceptibles a los inmigrantes "de una arbitraria actuación de los servidores públicos federales, estatales y municipales", que perpetran extorsiones, maltratos y abusos sexuales, que se suman a los agravios que padecen por parte de los delincuentes. Varios diputados oficialistas presentaron ayer ante el Congreso una iniciativa que busca eliminar de la legislación "la inmigración ilegal como delito que merece la privación de la libertad". El legislador del Partido de Acción Nacional (PAN) José Antonio de la Vega dijo a Efe que el propósito es que los inmigrantes no sean tratados como delincuentes, lo mismo que se exige a EU con los mexicanos que cruzan a ese país. Esta medida busca suavizar el trato que reciben cada año cientos de miles de indocumentados latinoamericanos que cruzan México en su camino hacia EU. La iniciativa legislativa de será analizada en septiembre próximo por el nuevo Legislativo elegido el pasado día 2. La frontera norte de México con EU cubre unos 3.200 kilómetros, y la sur con Guatemala y Belice, unos 1.200 kilómetros. Agencia EFE – Ciudad de México

Descarga la aplicación

en google play en google play