Escúchenos en línea

Republicanos insistirán contra inmigración en Arkansas

LaVoz.com. Desde Little Rock, Arkansas. | 20 de Agosto de 2007 a las 00:00
En las elecciones del estado de Arkansas el año pasado, los republicanos recurrieron a promesas de aplicar de forma más estricta las leyes de inmigración y las advertencias contra aquellas personas que ingresen al estado sin papeles de residencia legal. ¿El resultado? Perdieron el control de los dos principales cargos del gobierno estatal y los demócratas fortalecieron su poder en la Legislatura. Otra ofensiva contra la inmigración recibió apenas una recepción tibia durante la sesión legislativa este año. Los congresistas sólo aprobaron una iniciativa contra los indocumentados: una ley que prohíbe a los subcontratistas estatales darle empleo a cualquiera que resida ilegalmente en el país. Sin embargo, varios legisladores del noroeste de Arkansas, una fortaleza republicana estatal, no se están rindiendo. Esperan que una serie de audiencias sobre el costo de la inmigración ilegal en el estado les traerá más apoyo. Según un reporte difundido el mes pasado, los inmigrantes –tanto legales como indocumentados –le cuestan al estado aproximadamente 170 millones de dólares al año en servicios públicos. Los legisladores republicanos están sopesando convocar a una sesión especial u organizar una consulta popular enfocada en la inmigración ilegal. Su esperanza es que la frustración sobre la poca acción del gobierno federal hacia la inmigración estimulará más acción a nivel estatal. El representante republicano Rick Green espera que Arkansas seguirá el ejemplo de otras legislaturas estatales en la nación, que han abordado cada vez más las preocupaciones relacionadas con los inmigrantes indocumentados. Un estudio de la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales encontró que durante la primera mitad de este año, 171 iniciativas de ley relacionadas con inmigración se volvieron leyes en 41 estados de la Unión Americana. La cifra es más del doble de las 84 leyes aprobadas en todo 2006. En Oklahoma, el gobernador Brad Henry firmó una iniciativa de ley que le niega trabajo y prestaciones públicas a los indocumentados. La Legislatura de Tenesí aprobó una iniciativa de ley que convierte en delito el transporte de inmigrantes ilegales en el estado y que sanciona a las compañías con la revocación de sus licencias comerciales si los emplean a sabiendas. Este año, los legisladores de Arkansas aprobaron un proyecto de ley de Green, que prohíbe a los contratistas estatales darle empleo a los inmigrantes sin papeles. Otra iniciativa que buscaba convertir en delito el darle albergue o transporte a inmigrantes ilegales en el estado, sin embargo, no fue aprobada por un comité del Senado. Los republicanos esperan claramente capitalizar el debate hasta por lo menos la campaña hacia la elección presidencial de 2008. El consultor político republicano Bill Vickery afirmó que el enfoque en el asunto puede ayudarle al partido a ganarle terreno a los demócratas conservadores que están reacios a apoyar a un candidato que vean como poco propenso a aplicar las leyes de inmigración. "Obligará a muchos demócratas a que tengan que tomar decisiones difíciles, ya sea en cuanto al apoyo a su candidato presidencial o tomando una posición más conservadora", aseguró Vickery.

Descarga la aplicación

en google play en google play