Escúchenos en línea

Los inmigrantes son insustituibles

None | 24 de Julio de 2006 a las 00:00
Don Silvestre Espinosa tiene 40 años de vivir en Estados Unidos. Es dueño de varias huertas de duraznos y almendros en dos condados de California, y pocos como él saben la importancia que tiene la mano de obra mexicana en los campos estadounidenses. Dice don Silvestre: “Yo he traído gente de Cuba, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, pero nadie trabaja tan duro como los mexicanos, porque tienen hambre de progresar. Los americanos nomás quieren trabajar arriba de un tractor o una máquina”. Don Silvestre forma parte de un grupo de rancheros estadounidenses y mexicanoestadounidenses que se han unido para apoyar ante el Congreso de Estados Unidos una reforma de ley que permita la legalización de los trabajadores del campo. “Los campos de Estados Unidos no aguantan sin la mano de obra mexicana, y es justo que alguien que tiene 15 años viviendo aquí y tiene aquí a su familia, pueda obtener su legalización”, advierte don Silvestre. Ahora mismo se encuentra en suspenso en el Congreso de Estados Unidos un proyecto de ley que permitiría la legalización de entre 500 mil y un millón de inmigrantes indocumentados, en su mayoría mexicanos, que trabajan en el campo estadounidense. La propuesta AGjobs, el acta de Seguridad, Beneficios y Oportunidades de Trabajo en la Agricultura, establecería de inicio un programa temporal de trabajadores huéspedes con la opción de obtener la residencia permanente, y la ciudadanía dentro de cinco años. La AGjobs fue aprobada como enmienda por el Comité Judicial del Senado en el pasado abril, y se convirtió en parte del proyecto de reforma que fue aprobado en el pleno del Senado; pero luego vinieron las audiencias públicas convocadas por los republicanos en la Cámara Baja, y todo quedó en el limbo. Dirigentes de organismos de trabajadores opinan que el sector agrícola de Estados Unidos podría colapsarse sin el trabajo y los sacrificios de los mal llamados trabajadores indocumentados mexicanos. En estados como Arizona, la AGjobs ayudaría a resolver un problema que ha alcanzado proporciones críticas en los ranchos y predios agrícolas. “Esta ley representa una esperanza para los inmigrantes que realizan los trabajos más duros, que los estadounidenses no quieren hacer, y viven en constante miedo”. Hoy en día, tres cuartas partes de la fuerza de trabajo en el sector agrícola estadounidense están integradas por indocumentados, según reportes del gobierno de Estados Unidos. Sin el trabajo de los indocumentados mexicanos, EU sería totalmente dependiente del extranjero en materia de alimentos. Todo lo que usted acaba de leer retrata la situación desde el punto de vista de los consumidores estadounidenses. ¿ Y quién aboga por los trabajadores mexicanos que hacen posible que la mayor parte de los alimentos naturales lleguen a las mesas de los estadounidenses? Indocumentados casi todos, se ven obligados a aceptar las condiciones de trabajo que sus dirigentes negocian con los empresarios estadounidenses, no siempre en las mejores condiciones para ellos, que hacen el trabajo duro. Pero es la única manera de ganar los dólares que significan el sustento de sus familias acá en México. Hace ya un siglo que la fuerza de trabajo mexicana sostiene la economía de todo el sur de Estados Unidos, y aún no se encuentra la forma de evitar la injusticia que eso implica. Si los trabajadores mexicanos regalan su trabajo a los patrones estadounidenses, o éstos los estafan miserablemente, sólo es cuestión de opiniones. Los hechos son los hechos. Y los hechos prueban que una tercera parte de las familias mexicanas viven del trabajo de sus hombres en suelo extraño y para patrones extranjeros. Fuente: Por Lucía Teissier, diario Vanguardia, Saltillo, Coahuila, México

Descarga la aplicación

en google play en google play