Escúchenos en línea

Anuncian boicot nacional por expulsión de Arellano

Agencia EFE. Desde Los Angeles, California. | 20 de Agosto de 2007 a las 00:00
Distintas organizaciones que buscan una legalización de los indocumentados en EEUU manifestaron el lunes su frustración por el arresto y rápida deportación de Elvira Arellano, e igualmente anunciaron un boicot nacional el 12 de septiembre. "Tenemos que poner un alto a la destrucción de las familias por ese sistema cruel e inhumano de deportaciones", declaró Walter Coleman, pastor de la Iglesia Metodista Unida Adalberto de Chicago, donde Arellano se refugió el último año para evitar la deportación. Coleman igualmente aseguró que la activista continuará su lucha ahora desde México, tratando de que las autoridades del país presionen por un proceso de legalización para los 12 millones de indocumentados que se calcula viven en Estados Unidos. Arellano, que es madre de un niño (Saúl), de 8 años y ciudadano estadounidense, fue deportada a México esta madrugada después de ser arrestada el domingo en Los Ángeles cuando pretendía apoyar un movimiento a favor de los inmigrantes. Su expulsión ha enardecido algunos ánimos y fortaleció la decisión de diferentes grupos activistas que organizan una marcha en Washington el próximo 12 de septiembre para presionar al legislativo sobre una solución legal al problema de los indocumentados. "Con más razón ahora seguiremos en la lucha. Sin Elvira pero con Saúl, iremos a Washington a pedir por todos los niños ciudadanos de este país cuyos padres son indocumentados y que están sufriendo la amenaza de la separación familiar como ha sucedido con Elvira y su hijo", afirmó Beti Guevara, una pastora portorriqueña de la Iglesia Metodista Unida de Adalberto en Chicago. Guevara pidió que ese día se haga un boicot para que los inmigrantes sean tenidos en cuenta. "Que no se asista a las escuelas, que no se compren productos ni servicios y que se ore por todas las familias que están en riesgo de ser separadas por las deportaciones", sostuvo. Diferentes organizaciones han mantenido una vigilia desde cuando se produjo la detención de Elvira Arellano, el domingo por la tarde. Hoy, mientras el director del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) de Los Ángeles, ofrecía una rueda de prensa para informar los detalles sobre la deportación, un grupo de manifestantes realizaba una protesta frente a la sede del ICE. Emma Lozano, esposa del Pastor Coleman y actualmente guardián legal de Saúl Arellano, criticó los motivos expuestos sobre la seguridad nacional en el caso, señalando que lo que se busca con ello es silenciar a la activista. "Lo que está muy claro es que lo único que ellos buscan es silenciarla. Ellos simplemente la dejaron en la frontera. Sin embargo, con eso lo que se está logrando es fortalecer nuestro movimiento", aseguró Lozano, quien dirige el grupo derechos humanos "Centro Sin Fronteras" de Chicago. Los activistas hicieron un llamado a la solidaridad no sólo con Arellano sino con toda las familias que se encuentran en este momento amenazadas por el riesgo de la deportación de uno o ambos padres. "Vamos a endurecer nuestra lucha y vamos a fortalecer nuestras acciones", declaró el padre Luis Ángel Nieto, uno de los promotores del "Movimiento Nuevo Santuario" que ha ofrecido refugio a algunos inmigrantes indocumentados, padres de familia, que enfrentan deportación. "Hoy en día hay un millón de personas que tienen una orden de deportación en el país", señaló el sacerdote católico al invitar a que se apoye el día de marcha y oración previsto para el 12 de septiembre y que culminará con una protesta ante la sede del Congreso en Washington. Sin embargo no todos defendieron a Arellano. Algunos grupos antiinmigrantes declararon que el arresto se había demorado demasiado. "Sólo porque la mujer se dio a conocer en público y llamó la atención sobre el hecho de que estaba retando la ley, no quiere decir que el gobierno no tenga que hacer su trabajo", dijo Ira Mehlman, de la Federación por una Reforma de Inmigración (FAIR, en inglés) una organización que busca establecer límites a la inmigración en el país.

Descarga la aplicación

en google play en google play