Escúchenos en línea

Hechos prueban otra mentira de Trump

Ciudad de México. Agencias. | 21 de Julio de 2015 a las 13:06

La semana pasada el magnate de los Estados Unidos, Donald Trump, volvió a arremeter contra los inmigrantes mexicanos al decir que llevan enfermedades al otro lado de la frontera. Sin embargo, hechos recientes y el sistema de vacunación en ambos países indican que éste sería otro mito del empresario, que aspira a ser candidato presidencial por el Partido Republicano.

El 6 de julio, Donald Trump hizo fuertes declaraciones, en ellas aseguró que los migrantes son utilizados por los carteles para trasladar droga y luego dijo, “la patrulla fronteriza sabe de esto. Igualmente, una tremenda enfermedad infecciosa se está vertiendo a través de la frontera. Los Estados Unidos se está volviendo en un basurero para México, y de hecho, para muchas partes del mundo”.

Las afirmaciones de Trump sacudieron a la opinión pública. No obstante, diversos datos oficiales demuestran que los migrantes mexicanos están muy lejos de representar un problema de salud para Estados Unidos, en comparación con los propios estadounidenses.

Las campañas de vacunación del Gobierno mexicano han hecho que la cobertura contra enfermedades se haya extendido. Mientras que en Estados Unidos los esfuerzos de cobertura se han reducido, como la afirmó en febrero la experta en inmunología Cynthia Leifer a través de un artículo de opinión en la cadena de noticias CNN.

“Somos entre el primero y el segundo país del mundo que tenemos mejor cobertura de vacunación, en el primer año de vida nuestra cobertura de vacunación es de más del 95 por ciento. Y a los cuatro años de vida, que es cuando completan el esquema la mayoría de los niños menores de cinco, tenemos un 98 por ciento de cobertura, esto se debe a que el Estado paga las vacunas, si el Estado como en la mayoría de las partes del mundo, pagara toda la salud estaríamos en otras condiciones, porque se ha privatizado y eso impide el acceso a las poblaciones de menor status económico”, dijo en su oportunidad a SinEmbargo el ex presidente de la Sociedad Mexicana de Pediatría, Xavier Novales Castro.

En enero, Estados Unidos sufrió el primer brote de sarampión desde hace 12 años, lo que podría ser un ejemplo. El vecino país se vio escandalizado por el contagio de 36 personas, a través de la exposición al virus en un parque de Disneylandia, en California.

Mientras que la cobertura de la vacuna de sarampión en Estados Unidos es en promedio de 92 por ciento, y en algunos estados está por debajo de 90, en México la cobertura de vacunación contra dicha enfermedad es del 99 por ciento.

La razón podría deberse a la tendencia en Estados Unidos de varios grupos familiares a oponerse a la aplicación de vacunas, lo que interrumpe un proceso llamado “inmunidad de grupo”, en el cual al menos el 95 por ciento de personas deben de estar vacunados para que la infección no se propague.

El Comisionado Nacional de los Institutos Nacionales de Salud, Guillermo Ruiz Palacios, reiteró esta versión, al agregar que pese a que el Gobierno lanzó una alerta a los viajeros mexicanos, el país está lejos de sufrir un brote similar.

La infección causada por el virus del sarampión produce una enfermedad aguda, la cual es altamente contagiosa. Clínicamente se caracteriza por fiebre, enrojecimiento de ojos, congestión nasal, tos, manchas pequenüas dentro de la boca y posteriormente, erupciones cutáneas en cara y cuello que posteriormente se extienden a todo el cuerpo. Se transmite por contacto con gotitas provenientes de la nariz, de la boca o la garganta de una persona infectada.

“Arriba del 99 por ciento en la población de riesgo está cubierta y no tenemos poblaciones grandes, sino casos aislados de familias que están contra la vacunación”, dijo durante su participación en el foro Franco-Mexicano de Salud Pública e Innovación Médica que se llevó a cabo en junio.

México también tiene este porcentaje de vacunación contra enfermedades en las que la Unicef pone mayor énfasis como la tuberculosis, difteria, tétano, tos ferina, hepatitis B, polio, haemophilus influenza.

Caso contrario los datos que la organización internacional maneja sobre Estados Unidos, donde el porcentaje promedio ante las mismas enfermedades sin contar a la tuberculosis, de la que no hay datos, es de 93.3 por ciento.

En otros datos oficiales recopilados por el Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (Unicef), México aparece con menores índices de mortalidad infantil que Estados Unidos.

En un indicador que expresa la probabilidad de morir entre el nacimiento y los cinco años por cada mil infantes México reportó 110 y Estados Unidos 150.

Así y todo la idea de que los migrantes llevan enfermedades a Estados Unidos no es nueva, otros políticos han intentado capitalizar esta acusación para generar votos. Entre ellos, el diario estadounidense Business Insider recordó al Congresista republicano de Texas Randy Weber, quien ha emprendido fuertes campañas contra las políticas de apoyo migrante del Presidente Barack Obama.

O el también republicano ex Congresista por Georgia, Phil Gingrey, quien fue sucedido en enero de este año, cuando aseveró el 7 de julio 2014 que los latinos acarreaban el ébola hacia Estados Unidos, enfermedad que presentó problemas en el trópico de África Central y Occidental.

También varios señalamientos de enfermedades se han hecho en contra de los niños migrantes, de los cuales el 80 por ciento son centroamericanos.

La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés) registró, entre octubre de 2014 y marzo de 2015, que la Patrulla Fronteriza detuvo a 9 mil 802 niños no acompañados procedentes de Guatemala, El Salvador y Honduras.

Sin embargo, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud el promedio de inmunización de estos tres países es del 93 por ciento.

DECLARACIONES Y CONSECUENCIAS

El 16 de junio durante el discurso de lanzamiento de su precandidatura republicana para la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump aseguró que “cuando México envía [a EU] a su gente, no envía a los mejores. Envía a la gente que tiene muchos problemas, que trae drogas, crimen, son violadores”, aunque matizó que supone que “algunos de ellos son buenas personas”.

Como solución, Trump propuso levantar además un “gran muro” en la frontera entre los dos países, y que “México lo pague”.

Este fue el inicio de una serie de declaraciones controversiales, que provocaron que tanto Univisión, la cadena de televisión en español más grande de los Estados Unidos, así como NBC, Televisa y Ora Tv, empresa del mexicano Carlos Slim Helú, finalizaran la transmisión de concurso de Miss Universo, organizado por Trump.

“En Univision, vemos de primera mano la ética laboral, amor por la familia y sólidos valores religiosos de los inmigrantes mexicanos y estadounidenses de origen mexicano, como también el importante papel que han tenido y siguen teniendo en forjar un futuro para nuestro país. No trasmitiremos el concurso Miss USA el 12 de julio ni trabajaremos en ningún otro proyecto asociado a la organización Trump”, expresó la cadena de noticias en un comunicado.

Asimismo, a las empresas de medios se sumó la cadena de grandes almacenes Macy’s. “A tenor de las declaraciones hechas por Donald Trump, que son inconsistentes con los valores de Macy’s, hemos decidido poner fin a nuestra relación comercial con el señor Trump”, informó la empresa, una de las más importantes en EU, por medio de un comunicado.

A la fecha Donald Trump continua atacando a México. El último comentario lo hizo a raíz de la fuga del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera de un penal de alta seguridad.

“El mayor señor de las drogas de México escapa de la cárcel. Corrupción increíble y EU está pagando el precio. ¡Se lo dije!”, escribió en su cuenta de twitter el empresario.


Descarga la aplicación

en google play en google play