Escúchenos en línea

Revelan detalles escalofriantes de matanza de Newark

Varias agencias. Desde Newark, New Jersey. | 23 de Agosto de 2007 a las 00:00
El grupo de latinos encabezado por un nicaragüense que mató a tres jóvenes e hirió gravemente a otra a comienzos de mes en Newark (Nueva Jersey) habría intentado abusar sexualmente de dos de las víctimas, informa el diario "New York Post". La banda de asaltantes que asesinó a dos varones y a una joven, además de dejar malherida a otra, fracasó en su intento de abusar de las féminas y después dispararon contra los jóvenes, según relata el diario en base a una información previa de la emisora 1010 WINS. Seis jóvenes se hallan ahora detenidos en relación con el asesinato en el patio de un colegio el 4 de agosto en Newark de Terrance Aeriel, de 18 años; Dashon Harvey, de 20, y Iofemi Hightower, de 20. La hermana de Aeriel, Natasha, de 19, sobrevivió al balazo que le dispararon en la nuca y ayudó a la policía a identificar a los sospechosos, según el alcalde Cory A. Booker. Las autoridades no han negado ni confirmado el presunto intento de asalto sexual a Natasha y a Iofemi Un familiar de la joven Hightower, declaró al diario neoyorquino que los asaltantes usaron un machete en su ataque a los jóvenes y que su sobrina recibió un extenso corte en la cara. John McClain relató que el encargado de preparar el cadáver de la joven antes de ser enterrado le comentó que había tenido que trabajar durante tres días para recomponer su rostro, dice el diario. Natasha Hightower fue acuchillada en su rostro y en sus brazos, informaron las autoridades. Su tío abuelo, John McClain, quien es también capellán de la policía de Newark, dijo el jueves al diario the New York Post que los atacantes "cortaron el rostro de mi sobrina". "La cortaron de mejilla a mejilla. Su cabeza quedó colgando", dijo. El brutal asesinato de los tres jóvenes afroamericanos ha suscitado un amplio debate en el estado de Nueva Jersey acerca del control de inmigrantes indocumentados. Anne Milgram, fiscal general de ese estado, ha instruido a los departamentos locales de policía y a otras agencias relacionadas con la seguridad para que indaguen sobre el estatus migratorio de sujetos sospechosos de haber cometido un delito e informen de ello a las autoridades federales. Uno de los asaltantes, el nicaragüense Alexander Alfaro, de 16 años, Alfaro fue detenido el sábado en la localidad de Woodbridge, Virginia, poco después de que las autoridades detuvieran a su hermanastro, también nicaragüense Rodolfo Godinez, de 24 años de edad, en el estado vecino de Maryland. Ambos son residentes legales en EEUU. Alfaro renunció a sus derechos a disputar la extradición en una audiencia en el condado Prince William y será transportado a Nueva Jersey la próxima semana, y encarcelado en una penitenciaria para menores de edad, previo a una audiencia ante un tribunal, dijo Paul Loriquet, vocero de la fiscalía del condado de Essex. Otros tres sospechosos, dos de ellos menores de 15 años y que no han sido identificados por las autoridades, y José Carranza, de 28 años de edad, peruano, y quien se halla de forma ilegal en EEUU, también están detenidos en relación al macabro suceso. Otro sospechoso, el hondureño Melvin Jovel, de 18 años y residente en Nueva Jersey, fue arrestado en Elizabeth el pasado domingo, y en una posterior comparecencia ante el juez se declaró no culpable. Su situación inmigratoria está en duda. El caso ha despertado dudas en cuanto a si las autoridades locales deberían preguntar sobre el status migratorio de los sospechosos y provocó enojo en la ciudad más grande de Nueva Jersey, donde la tasa de asesinatos ha aumentado un 50% desde 1998 y esta cifra de matanzas ha provocado que se instalen letreros en el centro de la localidad en los que se lee "SE SOLICITA AYUDA: ¡Detengan las Matanzas en Newark Ahora!"

Descarga la aplicación

en google play en google play