Escúchenos en línea

Acusan a David Cameron de hacer política con crisis de migrantes en Calais

Londres. Agencias. | 2 de Agosto de 2015 a las 15:03

El ministro de Justicia de Suecia, Morgan Johansson, acusó este domingo al primer ministro británico, David Cameron, de "hacer política" con la crisis migratoria en Calais (Francia) y usar lenguaje divisorio y "poco constructivo".

En declaraciones al programa This weekend de BBC Radio 4, Johansson dijo que Reino Unido "puede hacer mucho más" para responder a la crisis migratoria internacional, por ejemplo acogiendo a más solicitantes de asilo, mencionó Efe.

La crisis en el puerto de Calais, donde cada día decenas de inmigrantes indocumentados, en su mayoría africanos, intentan entrar al eurotúnel para llegar a Inglaterra, se debe a que Londres y París no están asumiendo toda su "responsabilidad" en la acogida de inmigrantes, dijo el político escandinavo.

Suecia, por ejemplo, acepta a todos los refugiados de Siria y cada semana admite en torno a 1.200 solicitantes de asilo, mientras que Reino Unido se ha negado a participar en el programa europeo de acogida.

El año pasado, el país escandinavo recibió a 30.000 personas, frente a las 10.000 del Reino Unido, en datos aportados por la BBC.

La situación en Calais, advirtió Johansson, revela "un sistema que se está desmoronando".

"Veo un país... que no quiere asumir la responsabilidad que debería", dijo el ministro, en alusión al Reino Unido.

También criticó al jefe del Gobierno británico por emplear términos como "plaga" o "inmigrantes ilegales" antes de que se haya evaluado siquiera el estatus de las personas que solicitan asilo, y lamentó que "intenta dividir a la gente, y eso no es constructivo".

El secretario de Estado británico de Inmigración, James Brokenshire, defendió por su parte "la contribución" hecha por su Gobierno, con 800 millones de libras (unos 1.120 millones de euros) destinados a la crisis humanitaria en Siria, y afirmó que había que diferenciar entre quienes huyen de conflictos y los que emigran "en busca de una vida mejor".

Brokenshire ha indicado que podría cambiarse la normativa en Reino Unido a fin de retirar las ayudas que actualmente se conceden a las familias cuya solicitud de asilo ha sido rechazada, de las que se calcula que hay unas 10.000 en el país.


Descarga la aplicación

en google play en google play