Escúchenos en línea

Luchan en Chicago para impedir deportación de mexicana

Agencia Notimex. Desde Chicago, Illinois. | 24 de Agosto de 2007 a las 00:00
Activistas del Estado de Illinois buscan evitar la deportación de la indocumentada mexicana Teresa Figueroa, con el argumento de que realiza trabajo social voluntario en una iglesia católica. Los abogados de la Coalición pro Derechos de Inmigrantes y Refugiados de Illinois (ICIRR) lograron un permiso de 3 meses para que Figueroa, quien debería ser deportada el 30 de agosto próximo, permanezca en el País, informaron miembros de la agrupación. Figueroa, madre de cuatro jóvenes, rechazó la oferta que le hizo la iglesia San Carlos Borromeo, en donde enseña catecismo, de convertirse en santuario (refugio) para ella. En la defensa de Figueroa, originaria del Estado de Morelos, participan el grupo católico Justicia para Inmigrantes y la Campaña Católica para una Reforma Migratoria, dijo Joyana Jacoby, encargada de la Oficina para la Paz y la Justicia de la Arquidiócesis de Chicago. Explicó que Figueroa, de 53 años, no desea notoriedad, por lo que el caso se maneja con discreción. Jacoby comentó que la voluntaria, quien lleva 8 años viviendo en Estados Unidos, fue arrestada en su casa por usar una identidad de otra persona para obtener trabajo en 2003. Por esa situación, permaneció en la cárcel del condado de Du Page durante 90 días, donde ayudó a otras indocumentadas a comunicarse con sus familias. "Estamos hablando de una mujer bondadosa, que hace trabajo voluntario en varias iglesias con ancianos, adolescentes, matrimonios, recolecta fondos para ayudar a enfermos, etcétera", dijo Jacoby. Figueroa apeló la sentencia sin éxito y como estaba impedida para trabajar desde su liberación y, en espera de su proceso, se ha dedicado a actividades de caridad en las iglesias católicas. También colabora con la ICIRR en la organización de talleres de ciudadanía y en la asistencia a las manifestaciones en Washington por una reforma migratoria. Por ahora, la ICIRR se ocupa de la parte legal y busca promover una ley privada que permita a Figueroa permanecer por más tiempo en Estados Unidos. Mientras que la iglesia católica promueve en todos sus templos del Estado una campaña a favor de la mexicana, a través de llamadas telefónicas a Glen Trivaline, director del Servicio de Migración, para que detenga su deportación. El argumento de esta solicitud es la contribución que Teresa Figueroa ha hecho a la comunidad migrante y a la Iglesia católica, destacó Jacoby.

Descarga la aplicación

en google play en google play