Escúchenos en línea

Niños inmigrantes: intermediarios primordiales entre sus familias e instituciones norteamericanas

None | 26 de Julio de 2006 a las 00:00
En el puesto que tiene su madre en el mercado, Melysia Cha, de 10 años, le explica a los clientes cómo deben cocinar los vegetales tiernos, así como los vegetales Hmong, que acaban de comprarle a su abuelo, Cha Thao. Luis Nieves, de 13 años, asiste, en compañía de su madre puertorriqueña, a las conferencias de sus maestros y a unas sesiones de terapia, en donde algunas veces actúa como intermediario, traduciendo lo que dicen los adultos, aun cuando hablan acerca de él. En los 13 años, desde que su familia llegó a los Estados Unidos, procedentes del este de Africa, Shugri Dualle, de 22 años, ha ayudado a su madre a lidiar con las citas con doctores, contadores, dentistas, farmacéuticos, maestros y muchas personas más. Los últimos grupos de inmigrantes que han llegado al país, han aportado nuevos norteamericanos a una cultura que es más compleja, con más tecnología y burocracia, que nunca. Y cuando a los inmigrantes les falta el dominio del inglés, algunas veces acuden a los intérpretes más cercanos que están disponibles: sus niños. De acuerdo al Sondeo realizado por el Censo de la Comunidad Americana de los Estados Unidos, correspondiente al 2004, en los hogares en donde se habla otro idioma que no sea el inglés, los miembros de la familia, de entre los 5 y 17 años de edad, son los que menos aceptan que no hablan inglés y los que más dicen que hablan inglés "bien" o "muy bien". Así que, ¿es bueno o malo que los hijos de los inmigrantes sean los intermediarios primordiales entre sus familias y las instituciones norteamericanas? Ambas cosas, afirma Carola Suárez-Orozco, maestra de Psicología Aplicada de la Universidad de Nueva York y directora del Programa de Estudios de las Escuelas de Inmigrantes. El colocar a los niños, en el centro de las decisiones importantes de la familia, puede minar su autoridad paternal, advirtió. Y algunas veces, los padres, sin proponérselo, exponen a los niños a problemas, para los que no tienen la suficiente madurez para manejar. Sin embargo, el resultado final, no es del todo negativo. "Si este papel no sobrepasa su capacidad o la deteriora, esto puede lograr el que los jóvenes, se hagan extremadamente responsables e inteligentes, a pesar de su edad", comentó Suárez-Orozco. Y resulta beneficioso el criar a niños que puedan pensar más allá de sí mismos. Los niños toman esta tarea como una realidad de la vida. Luis Nieves, tenía 10 años cuando él y su madre, Elsie Míriam Soto, llegaron a los Estados Unidos, procedentes de Puerto Rico, en el 2003. Soto no tiene fluidez para hablar inglés, así que, depende de su hijo para aclarar las palabras que no puede pronunciar. Las responsabilidades que tiene Luis, incluyen la traducción cuando van a su escuela y con su terapeuta, a donde acude para mejorar su nivel académico y su comportamiento. "Es como hablar normalmente", comentó Luis, pero agregó que el asistir a las juntas de la escuela puede resultar estresante. No supe un par de palabras que me estaban preguntando, así que tuve que preguntarle a otro niño". El Centro Médico del Condado Hennepin de Minnesota, cuenta con uno de los departamentos más grandes que otorga servicios de traducción, en el país.

Fuente: Información publicada en el Diario de Chihuahua, México. Desde Minneápolis


Descarga la aplicación

en google play en google play