Escúchenos en línea

Récord de nueva ola de inmigrantes mexicanos

Ciudad de México. Agencias. | 20 de Agosto de 2015 a las 16:42

El número de mexicanos que llegan a Estados Unidos ha vuelto a aumentar llevando el total de residentes nacidos en el extranjero al récord de 42,1 millones, según datos del censo analizados por un centro de estudios conservador.

El Centro de Estudios de Inmigración (CIS), una organización de corte conservador y antinmigrante, publicó un estudio basado en datos del censo que muestra que el 13,3 % de toda la población estadounidense es inmigrante (regularizado o indocumentado), la tasa más alta en más de un siglo.

Este nuevo récord ha sido posible porque 740.000 mexicanos más ingresaron en Estados Unidos el año pasado (el 44 % de todo el incremento interanual de 1,7 millones), poniendo fin al estancamiento de la inmigración neta mexicana.

Este nuevo dato indica que ese estancamiento migratorio procedente de México “ha finalizado”, con una nueva oleada que eleva el número de mexicanos residentes en Estados Unidos a los 12,1 millones en el segundo trimestre de este año, según el CIS.

No obstante, esa cifra se sitúa al nivel de los 12 millones de mexicanos que el independiente Centro Pew contabilizaba en 2012.

En un estudio con datos de 2013, el también independiente Migration Policy Institute (MPI) confirmó una tendencia a la baja y cifró la población inmigrante mexicana en 11,6 millones, con un total de población inmigrante de 41,3 millones.

Según el CIS, al récord de población migratoria también contribuye el aumento del flujo hacia Estados Unidos de inmigrantes procedentes de otros países latinoamericanos, con 449.000 entradas en el último año hasta el segundo trimestre de 2015.

Las nuevas llegadas de inmigrantes, basadas en la Encuesta de Población Actual (CPS), pasaron de los 3,1 millones del segundo trimestre de 2013 a los 4,2 millones del mismo período de este año.

“El Departamento de Seguridad Nacional y otros investigadores estiman que ocho de cada diez inmigrantes ilegales son de México y Latinoamérica, por lo que el incremento de inmigrantes de esos países indica que la inmigración ilegal ha vuelto a crecer de nuevo”, estima el estudio en una de sus conclusiones.

El CIS asegura que el número de inmigrantes “es ahora enorme”, pero reconoce que la mayoría de los inmigrantes, incluidos los latinoamericanos, residen en el país de manera legal (alrededor de tres cuartas partes del total).

El CIS atribuye el nuevo aumento a los “recortes significativos en las fuerzas del orden, la naturaleza permisiva del sistema de inmigración legal y la mejora económica”.

No obstante, advierte de que si no se produce un cambio en la políticas de inmigración, “la población de inmigrantes seguirá aumentando” en Estados Unidos.

En el período de 2011 a 2015 el número de inmigrantes aumentó en 4,1 millones, después de mantenerse sin apenas cambios entre 2007 y 2011, volviendo a los niveles previos a 2007, según dichas cifras.

NUEVA CAMPAÑA

El director de la Oficina de Fronteras y Aduanas (CBP) de EE.UU., Gil Kerlikowske, presentó en la frontera con México una campaña que busca desmotivar el cruce fronterizo de indocumentados, al advertir sobre los peligros y la inminente deportación a la que se someten.

La iniciativa “Conoce los hechos” (Know The Facts) surgió a raíz de la llegada en 2014 de más de 68.000 niños indocumentados sin acompañantes, provenientes principalmente de Centroamérica y en busca de asilo político en Estados Unidos debido a la violencia en sus países de origen.

Esta crisis humanitaria sorprendió y sobrepasó la capacidad de los centros de detención de la Patrulla Fronteriza, que no contaban con los recursos para atender tanta demanda.

“No teníamos las instalaciones, no teníamos el cuidado médico, vi a muchos oficiales cocinando y llevando ropa de sus propios hijos para ayudar a estos niños, pero esta campaña busca precisamente prevenir esto”, aseguró Kerlikowske en rueda de prensa en la garita de San Ysidro, en San Diego, California.

Como parte de la campaña habrá carteles en puntos estratégicos en México, Honduras, Guatemala y El Salvador, además de anuncios en español tanto en radio como televisión.

La campaña busca alertar a las comunidades inmigrantes de que no existe ningún tipo de “permiso” para quienes llegan al país, y que además, aquellos que sean detenidos en la frontera serán “prioridad para deportación”.

Kerlikowske advirtió de los peligros a los que se enfrenta un inmigrante cuando cruza la frontera con la ayuda de los “coyotes”, que únicamente buscan “obtener ingresos sin pensar en las vidas humanas”.

“Es un viaje peligroso, no hay un día que pase en la que no rescatemos a personas y no hay un día que pase sin que recibamos información de personas que dijeron haber sido asaltadas, o quizá víctimas de abuso sexual o de extorsión por parte de traficantes o coyotes”, subrayó.

Kerlikowske reiteró que los alivios migratorios anunciados por el presidente Barack Obama en 2014 no incluyen a personas que se encuentran fuera del país, por lo que no calificarían ahora aunque lograran llegar al país sin documentos.

Por otra parte, indicó que en lo que va del actual año fiscal (que comenzó el 1 de octubre de 2014) 242.000 inmigrantes han sido detenidos en la frontera sur de Estados Unidos, lo que representa una disminución del 36 % en comparación con el año fiscal anterior.

“En el contexto histórico, estos números son muy bajos y de hecho, si estos números se mantienen, y creemos que así será, serán los más bajos desde la década de los setenta”, resaltó Kerlikowske, al señalar que la frontera se encuentra resguardada.

Sobre los menores no acompañados, la cifra también ha disminuido, en un 50 % en comparación al año anterior, según datos oficiales.

La CBP también busca con esta campaña que inmigrantes en Estados Unidos estén al tanto de los peligros en la frontera y no envíen dinero a sus seres queridos para que se arriesguen a llegar al país, cuando muy posiblemente “no califiquen” para quedarse.

Jaime Ruiz, directivo de la CBP, recomendó a quienes consideren viajar a Estados Unidos en búsqueda de asilo, informarse antes de arriesgar su vida o pagar entre 5.000 y 8.000 mil dólares a los traficantes de personas.

“Vayan a las embajadas o consulados antes de lanzarse a la aventura, antes de gastar miles de dólares y ponerse en manos de los contrabandistas, para darse cuenta que al final del día no califican”, dijo.

A la conferencia de prensa asistieron además representantes de grupos defensores de derechos humanos, que resaltaron la importancia de estas iniciativas humanitaria, aunque coincidieron en que deben ir acompañadas de reformas legislativas.

“Sabemos que las necesidades y las causas de la inmigración aún están ahí, por lo que se debe hacer mucho más que una campaña publicitaria para reglamentar la inmigración irregular en América Latina”, expresó Christian Ramírez, director de la Coalición de Comunidades Fronterizas.


Descarga la aplicación

en google play en google play