Escúchenos en línea

Solo los latinos pueden salvar industria del esquí en EEUU

Agencia EFE. Desde Denver, Colorado. | 27 de Agosto de 2007 a las 00:00
A los numerosos problemas que enfrenta la industria del esquí en Estados Unidos, ahora se suma también la falta de empleados por las restricciones en el sistema de visas para trabajadores temporales, indicaron este fin de semana dirigentes de esta industria reunidos en Colorado. Unos 80 dirigentes de la Federación Nacional de Consejos de Esquí (NSCF, en inglés) participaron del 23 al 26 de agosto de su reunión anual, realizada en Glenwood Springs, en el oeste de Colorado. Entre los oradores invitados figuró el Congresista Mark Udall, demócrata de Colorado, uno de los fundadores del Consejo Congresional del Esquí, un grupo que asesora a los legisladores sobre esta industria. En su presentación, Udall enumeró los principales problemas que afectan a los centros de esquí, como, incluyendo "reglas inconsistentes" en las aerolíneas sobre el transporte de los esquíes y equipo relacionado; devastación forestal (por infección de insectos o por incendios), recalentamiento global y falta de suficientes rutas para acceder a los lugares para esquiar. Sin embargo, según Udall, aunque todos esos problemas se solucionasen (o de alguna manera se mitigasen), aún quedaría por resolver la falta de obreros en los centros de esquí, que en muchos casos son trabajadores inmigrantes temporales. Udall indicó que inmigración es "un tema muy debatido y de mucha importancia" para los centros de esquí, agregando que él está a favor de aumentar el número de visas H-2B que se otorgan cada año "para acomodar las necesidad de trabajadores temporales". Pero Udall respaldará esa iniciativa si a la vez "se aumenta la seguridad en la frontera", comentó. Mientras tanto, tal es la demanda por las visas H-2B que "se llega al límite establecido en menos de 72 horas desde que se abre el proceso", manifestó el legislador. Durante el año fiscal 2007 (que comenzó en octubre del 2006) se otorgaron sólo 66.000 visas H-2B en todo el país, aunque los "trabajadores recontratados" (es decir, que tuvieron su visa H-2B en cualquiera de los tres años anteriores a recibir nuevamente su empleo) no se cuentan para la cuota de las visas. Una tercera parte de esos documentos se otorgó a trabajadores temporales contratados por centros de esquí y casi la mitad se destinaron a trabajadores agrícolas. La postura de Udall refleja también la posición de Colorado Ski Country USA (CSCUSA), una organización que agrupa a 26 áreas de esquí en este estado. Según el informe difundido por CSCUSA, en 2007 se debatieron más de 30 proyectos de ley sobre inmigración, tanto a nivel estatal como nacional, con un impacto directo en la industria del esquí, debido a los nuevos requisitos como contratación de personal y provisión de beneficios (incluyendo servicios médicos y cuidado de niños). El mismo documento indica que "CSCUSA ha estado profundamente involucrado en el debate sobre políticas inmigratorias, representando los intereses de los empleadores de la industria del esquí en temas como requisitos de verificación e identificación de trabajadores, con el propósito de mejorar el proceso por el que miles de empleados de la industria del esquí cada año obtienen sus visas". A la vez, los operadores de los centros de esquí deben competir con los hoteles y restaurantes que también buscan trabajadores temporales. Y las reglas estatales y federales cambian continuamente, complicando así la situación de los empleadores, opinó Kerry Plemmons, profesor de economía de la Universidad de Denver. En Colorado, por ejemplo, el Departamento de Trabajo local indicó que no había necesidad de trabajadores temporales para 2007 en este estado, por lo que rechazó las solicitudes de cientos de visas H-2B. La situación sólo se modificó por la intervención del Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos, pero para entonces ya habían pasado las fechas límites para gestionar esas visas. Por otro lado, un estudio de la empresa Aspen Ski reveló que los centros de esquí prefieren contratar a extranjeros ya que los trabajadores estadounidenses simplemente no buscan esos empleos o, si lo hacen, piden ciertas condiciones, como, por ejemplo, no compartir el dormitorio con otras personas.

Descarga la aplicación

en google play en google play