Escúchenos en línea

Detienen camión con migrantes en Austria y evitan otra tragedia

Viena. Agencias. | 30 de Agosto de 2015 a las 11:12

La tragedia estuvo a punto de repetirse, pero la policía austríaca actuó a tiempo y detuvo a un ciudadano rumano de 29 años que transportaba en una camioneta a 26 refugiados, entre los que había tres niños de corta edad en estado grave.

Los niños se encuentran en situación de salud crítica debido a la falta de oxígeno y la deshidratación causada por el calor; fueron hospitalizados en la localidad austríaca de Braunau, acompañados de sus padres, y en principio no se teme por sus vidas.

“Fue por muy poco”, declaró el portavoz policial David Furtner a la radio austríaca ORF. “Mucho tiempo más no habrían soportado esa tortura, según nos contaron los médicos”.

La Policía interceptó el vehículo en la localidad de Sankt Peter am Hart, a poca distancia de la frontera con Alemania, y detuvo al conductor por tráfico de personas.

Los 26 refugiados procedían de Siria, Afganistán y Bangladesh, y se encontraban confinados en un espacio pequeño con poca ventilación.

El descubrimiento de este vehículo se produjo dos días después de que se hallaran en un camión frigorífico abandonado en una autopista austríaca los cadáveres de 71 refugiados, probablemente muertos por asfixia.

En relación a este caso, un juez húngaro dictó prisión preventiva de un mes contra los cuatro detenidos relacionados con la tragedia, tres búlgaros de 29, 30 y 50 años y un afgano de 28 años.

Los detenidos negaron haber cometido delito alguno y apelaron la decisión.

La clave, un pasaporte

El camión refrigerado con los migrantes muertos fue hallado el jueves en el carril lateral de la autopista principal Viena-Budapest. Los sospechosos fueron detenidos horas después en el Sur de Hungría, cerca de la frontera con Serbia, donde las autoridades húngaras están erigiendo una cerca de cuatro metros de altura.

Un documento de viaje sirio hallado en el camión indica que al menos algunos de los muertos eran refugiados que huían de la violencia en ese país.

El diario Österreich calculó que, en un espacio de apenas quince metros cuadrados y sellado herméticamente, como era el caso del compartimento de carga de ese camión, las 71 personas habrían muerto por falta de oxígeno al cabo de 63 minutos.

Las autoridades austríacas creen que en el momento del descubrimiento del camión las víctimas llevaban muertas ya entre 24 y 36 horas.


Descarga la aplicación

en google play en google play