Escúchenos en línea

Peligran miles de campesinos en Florida

None | 25 de Julio de 2006 a las 00:00
Miles de campesinos quedarían desempleados y expuestos a ser deportados de Estados Unidos si el Concejo de Avon Park, en el centro de Florida, aprueba una controvertida ley antiinmigrante que prohíbe la contratación de indocumentados y que les renten casas o departamentos. "Se transformaría en la primera ciudad en aprobar este tipo de medidas", dijo a Univision Online Tirso Moreno, director de la Asociación de Trabajadores de Florida Central. "Aunque en Palm Bay están viendo una iniciativa parecida para sancionar a los empresarios que contratan extranjeros sin papeles", advirtió. Avon Park está ubicada a unos 250 kilómetros al norte de Miami y cuenta con 9 mil habitantes. El pasado 26 de junio, el alcalde de la ciudad, Tom Macklin propuso la iniciativa Ley de Reducción de la Inmigración Ilegal, que fue aprobada por el Concejo por tres votos contra dos. La ley de Macklin niega licencias y contratos oficiales a quien haya dado trabajo, o alquilado vivienda o en general ayudado a inmigrantes indocumentados en los últimos cinco años, y establece el inglés como idioma oficial. "El problema es que si esa ley se aprueba, la ciudad entra en crisis", dijo Moreno. La principal actividad de Avon Park es su industria cítrica. Moreno dijo que "en el campo trabajan miles de trabajadores agrícolas, la mayoría proveniente de México y de los países de Centroamérica. Si el concejo sigue adelante, dejará a toda esa gente sin empleo, y a la ciudad sin trabajadores. Es una iniciativa injusta, mal hecha". La audiencia para decidir si la ley Macklin se aprueba o no tendría lugar en la noche del lunes 24. "Ahí estaremos muchos dirigentes campesinos para dar a conocer nuestros puntos de vista. Nosotros no queremos esa ley, queremos que el Congreso de Washington actúe para evitar este tipo de injusticias", añadió Moreno. Al igual que Moreno, dirigentes de organizaciones pro derechos civiles han amenazado demandar a Avon Park por considerar inconstitucional la norma de Macklin. Pero el alcalde y otros simpatizantes de la medida aseguran que la calidad de vida de Avon Park se ha dañado por la presencia de inmigrantes indocumentados, la cual, afirman, tiene impacto negativo en el presupuesto municipal, la educación pública y eleva la criminalidad. Macklin asegura que hay grupos de más de 20 indocumentados que ocupan viviendas de una sola habitación, y residentes locales afroamericanos critican que los nuevos empleos en la zona van a dar a manos de los extranjeros por el solo hecho de hablar español. El alcalde dijo que su propuesta se basó en la iniciativa del 13 de julio aprobada por el consejo de Hazleton, Pensilvania, y al de otras ciudades en al menos 27 estados de Estados Unidos, quienes culpan al Congreso federal de no hacer nada por cambiar las leyes de inmigración. "Están usando el estancamiento de la reforma migratoria en Washington para aprobar este tipo de leyes imprudentes", enfatizó Moreno. "No consideran que sean los campesinos quienes le dan vida a este tipo de pueblos. Por eso vamos a estar esta tarde en el Concejo, para hablar por aquéllos que no tiene voz". En el caso que la ley Macklin se apruebe, Moreno dijo que "afectará los derechos civiles de muchos trabajadores honestos en Estados Unidos. En Avon Park y en todo el estado de Florida hay miles de trabajadores mexicanos y latinoamericanos que sí tienen papeles para trabajar. Ellos también serán afectados", agregó. "Los pararán por su perfil racial y les harán la vida difícil. En cambio a los blancos no los van a molestar. Creemos que la ley Macklin hará de los hispanos un blanco de discriminación", dijo el dirigente sindical. En otros estados de Estados Unidos existen las mismas preocupaciones. "Legisladores y alcaldes quieren hacer que sus áreas sean tan inhóspitas como sea posible para los inmigrantes ilegales", consideró Susan Wysoki de la Federación para la Reforma Estadounidense en Inmigración. La reforma migratoria se encuentra detenida en Washington a petición del presidente de la Cámara de Representante, Dennos Hastert, quien ordenó audiencias públicas para revisar la versión que el 25 de mayo aprobó el Senado y que incluye un programa de legalización. Hastert dijo el fin de semana que no apoyará una reforma amplia y que favorece un plan que frene el ingreso indocumentado a Estados Unidos.

Fuente: F.Cuevas, Univisión. Desde Avon Park, Florida.


Descarga la aplicación

en google play en google play