Escúchenos en línea

Racistas hacen la vida imposible a los jornaleros en Texas

LaVoz.com. Desde Dallas, Texas. | 31 de Agosto de 2007 a las 00:00
Decenas de hombres, algunos jóvenes, otros en edad de retiro, se amontonan junto a las camionetas que recorren lentamente un tramo de dos cuadras en un barrio de inmigrantes. Los jornaleros negocian en un inglés precario el trabajo de un día o más con los conductores de los vehículos. Empero, lugares como éste son blanco de activistas opuestos a la inmigración ilegal. Los miembros de una de esas organizaciones, los Minuteman de Texas, comenzaron a filmar a patronos y jornaleros este verano en el área de Dallas y Forth Worth. Los Minuteman, que han patrullado la frontera estadounidense con México y que denuncian el cruce y la presencia de indocumentados a las autoridades, realizaron más de 1.000 protestas este año en esos centros informales de contratación de mano de obra. "Uno puede hacer lo que quiera, siempre y cuando respete la ley. Se puede parar en la acera, y fotografiarlos, comunicarse verbalmente y por señas, pero no se puede amenazar", dijo el presidente del Proyecto Minuteman, Jim Gilchrist. En Texas, los Minuteman intentan ocultarse en pequeñas furgonetas o en vehículos deportivos, dijo el presidente del grupo Shannon McGauley. Sus miembros sostienen que desean que el público vea cuántos indocumentados hay en Estados Unidos. "Nuestro objetivos no es meternos en un lío con ellos. Me limito a observar, reportar y aconsejar", agregó. Los activistas de los jornaleros sostienen que sus oponentes intimidaron a los obreros. El año pasado, en el centro de jornaleros de Garland, la policía tuvo que retirar a un grupo de Minuteman cuando intentaron provocar un altercado con los jornaleros y los activistas. Gilchrist dijo que su organización despide a quienes intentan provocar a otros. Algunos Minuteman fueron detenidos, dijo Gilchrist, pero se apresuró a agregar que son los oponentes los que provocan incidentes al arrojar piedras y otras formas de intimidación física. Los jornaleros congregados en un lugar informal en Dallas dijeron que durante varios días este año, vieron cómo una persona les tomaba fotos desde un vehículo estacionado. Aunque los agentes de inmigración no hicieron redadas en el área, los jornaleros miraron con recelo a las personas que se les acercaron y no les ofrecieron trabajo. Y en ocasiones, los patronos estacionan sus vehículos a cierta distancia antes de aproximarse a los jornaleros. La Red Nacional Organizadora de Jornaleros (National Day Laborer Organizing Network) adoptó la norma del pacifismo y el rechazo de la violencia en sus 37 centros nacionales en relación a los grupos que vigilan a los jornaleros, según su coordinador en la costa oriental estadounidense, Francisco Pacheco. "Defendemos la filosofía del pacifismo y no respondemos a sus agresiones, ya sean verbales o físicas", insistió Pacheco. Gilchrist dijo que su grupo mantiene la vigilancia porque no ve medidas policiales por parte del gobierno. La Agencia de Inmigración y Aduanas recopila las informaciones de actividades sospechosas y las envía a sus oficinas de todo el país. Empero, sus agentes centran sus investigaciones y dan prioridad a los indocumentados con antecedentes penales, indicó el vocero del organismo Carl Rusnok. "No realizamos redadas en los barrios", agregó.

Descarga la aplicación

en google play en google play